Análisis | Mercado de bonos, por ahora, no da señales claras de una recesión global

// Por: José Miguel Farías @Rendivalores

Análisis | Mercado de bonos, por ahora, no da señales claras de una recesión global



Actualmente estamos atravesando una situación en la que los mercados de renta variable han sido condicionados para vigilar constantemente a los mercados de bonos y, particularmente, las variaciones en las curvas de rendimientos en busca de signos que ayuden a predecir una recesión.

A algunas personas les gusta citar una u otra, pero muchas curvas están invertidas o se han invertido en los últimos días. Según la historia, esta inversión generalmente tiende a predecir futuras recesiones.

Incluso, es posible que en este punto estemos descontando la señal que la curva de rendimiento nos está dando. Además, estamos viendo algunas discordancias globales bastante grandes en los mercados de bonos; por ejemplo, la que está atravesando actualmente la curva de rendimiento alemana, cuya totalidad está en territorio negativo, con bonos, por un valor de 16 billones de dólares, que se negocian con pérdidas.

Estas son estadísticas que no dejan de ser increíblemente llamativas. Además, hay que tomar en cuenta que hay un subconjunto del mercado que tiene que comprar estos bonos de forma sistemática. Ya sean fondos de pensiones o fondos de seguros, por obligación, algunos deben hacerlo para igualar sus pasivos.

Así que, estamos viendo mucha presión de compra sobre los bonos globales. Y si además el inversor está comparando el rendimiento en Estados Unidos con un bono alemán o con algunos de los bonos de la periferia, como en Portugal, Irlanda e Italia, Estados Unidos es el único lugar en el que realmente puede obtener rendimiento en este momento, si desea bonos con riesgos menores. Por lo tanto, ese factor de demanda es una especie contención a la hora de mantener a la baja los rendimientos de los bonos estadounidenses a largo plazo.

Estamos viendo una relativa inversión en las curvas y es posible que sea en gran parte debido a este factor técnico. Esta historia de demanda global está emitiendo esta señal. Entonces, es válido preguntarse en este momento: ¿el mercado global de bonos o el mercado de renta fija de Estados Unidos, en particular, está dando un falso positivo anticipando una recesión?

¿Habrá una recesión? ¿La vemos en el horizonte? ¿O esto podría ser un falso positivo?

A raíz de lo expuesto anteriormente, creemos que es un poco prematuro estimar una recesión en los próximos 12 meses. Ciertamente, los riesgos globales han aumentado. Hemos visto crecer tangentes geopolíticas, ya sea en Hong Kong o  Italia. Quizás, estamos viendo una desaceleración de la economía manufacturera, lo cual está agitando un poco a los Estados Unidos, pero no lo suficiente como para dejarlos fuera de la trayectoria de crecimiento global o nacional en este momento.

Con respecto a las posibilidades de recesión en los siguientes 12 meses, el fundador de Bridgewater Associates, Ray Dalio, estima en un 40% las posibilidades de una recesión en Estados Unidos antes de las elecciones presidenciales en el 2020.

La predicción de Dalio no pasa desapercibida para los inversores, quienes han incrementado las probabilidades, en las últimas semanas, de una especie de riesgo creciente en el horizonte. Pero todavía creemos que no es el caso base.

En este punto, los inversores deben reconocer que la probabilidad está aumentando, escuchar, estar atentos a las señales, pero sobre todo ser cautelosos, porque en cualquier momento la economía global podría dar un giro en sentido contractivo.

¿Por qué los inversores miran la curva de rendimiento?

Los inversores observan la curva de rendimiento tratando de comparar el rendimiento de los bonos de corto plazo y los bonos a más largo plazo. Históricamente, cuando se observa que los bonos a corto plazo rinden más que los de largo plazo, ha sido una señal de que se acerca una recesión.

Hoy por hoy, como mencionamos inicialmente, estamos reconociendo que quizás haya algunas dislocaciones en el mercado a escala global que han estado jugando con la señal de recesión. Eso probablemente, está alterando el patrón tradicional que se ha seguido en el pasado.

En un  momento cuando, viéndolo de manera sencilla, el inversor está pagando por el privilegio de prestar dinero al gobierno alemán, actualmente, el mercado estadounidense ofrece rendimientos positivos y, en teoría, un tipo de inversión relativamente libre de riesgos en la perspectiva de tesorería, pero la demanda está bajando el extremo largo de la curva.

En el corto plazo, la Reserva Federal ha recortado las tasas de interés. Lo hizo por primera vez el mes pasado y hay expectativas de que continuará haciéndolo en el futuro. Y el extremo corto de la curva está influido por la política de la FED. Por lo tanto, como esperamos que los fondos federales disminuyan el resto del año, el mercado de futuros de los fondos de la Reserva Federal tiene un precio y un caso base para dos recortes de tasas más antes de fin de año.

Entonces, si continuamos viendo que ese extremo corto se reduce, en realidad podríamos llegar a un poco más de equilibrio entre el largo plazo y el corto plazo.

En consecuencia, nuestra recomendación para los inversionistas es que hay muchos factores técnicos en este punto que se encuentran impulsando la inversión de la curva de rendimiento. Por lo tanto, lo más recomendable seria ser un poco más cauteloso.

Te podría interesar también