Análisis | 2020: la evolución política salvará o hundirá más a la economía

// Por: José Miguel Farías

Análisis | 2020: la evolución política salvará o hundirá más a la economía



Para el próximo año, es posible que el entorno económico venezolano afronte una profundización de las dificultades que estuvieron presentes a lo largo de 2019.

De acuerdo con diversos análisis realizados por firmas privadas como Ecoanalítica o por proyecciones de entes como el Fondo Monetario Internacional, si las condiciones y variables macroeconómicas que se mantuvieron presentes en 2019 persisten en el 2020, es posible llegar a prever una caída del Producto Interno Bruto (PIB) en alrededor de 10% en el próximo año.

Además, se estima que el volumen total de importaciones estaría cercano a los 5,5 millardos de dólares, aproximadamente 1 millardo menos que en el año 2019.

¿Sera el año 2020 fin de la hiperinflación?

De acuerdo con Ecoanalítica, el Índice Nacional de Precios al Consumidor -principal indicador que permite medir la inflación- pudiera ubicarse alrededor del 3.000% interanual, con lo cual el ciclo hiperinflacionario seguiría presente en el país, con la consecuente destrucción del valor del bolívar -y las funciones dinerarias que éste ejerce- que esto representa. A su vez, se estima que la moneda pudiera depreciarse cerca de 96,87% con respecto al cierre de 2019.

La incidencia política: una vez más, el factor determinante

Dentro del contexto referido, se estima que el desenvolvimiento político en el país seguirá jugando un papel importante en el área económica. A nivel macro, la legitimidad a la que se enfrenta el Ejecutivo Nacional (dado que al Presidente (E) Juan Guaidó lo reconocen más de 50 países) y demás poderes públicos es crucial a los fines de captar inversiones, replantear el esquema de sanciones internacionales, desarrollar procesos de renegociación de deuda externa y sobre todo, a la posibilidad de tener acceso a la asistencia internacional y multilateral.

Asimismo, de darse algún tipo de proceso electoral en el año 2020, es muy probable que incida sobre la economía local, especialmente en lo concerniente a la monetización del déficit fiscal.  De igual forma, en un nivel micro, si se continúan implementando políticas públicas restrictivas al crédito y a la intermediación financiera, la economía seguirá en el camino de la contracción y el empequeñecimiento.

Conclusiones:

En la medida en que no se efectúen un conjunto de políticas públicas que de forma armónica y consistente se alineen al crecimiento económico de Venezuela y a la obtención de un esquema de libertades económicas, las distorsiones reinantes continuarán existiendo y empeorándose. Ningún país ha logrado salir de la pobreza y el estancamiento sin respeto a la propiedad, al empresario y a la dinámica que se gesta a través de un mercado libre.

Por su parte, el contexto político seguirá siendo vital para la vida económica del país. Si los niveles de conflicto político se elevan, ello afectará negativamente la actividad económica. Un entorno estable, con respeto a la institucionalidad y al Estado de Derecho, será constructivo para el crecimiento económico.

Es de vital importancia que quienes detenten el poder se enmarquen en un conjunto de reformas orientadas hacia la apertura, de forma tal que Venezuela pueda salir de la coyuntura existente, y que todos los venezolanos tengan una mejor calidad de vida.

* El autor es director de Finanzas de Rendivalores Casa de Bolsa. Asesor de inversiones y Corredor público de títulos valores certificado.

Te podría interesar también