American Airlines ganó 1.272 millones de dólares hasta septiembre

// EFE

American Airlines ganó 1.272 millones de dólares hasta septiembre


American Airlines anunció este jueves un beneficio neto de 1.272 millones de dólares durante los primeros nueve meses del año, un avance interanual del 16,9 % que no obstante se ha visto perjudicado porque la compañía posee 24 aviones Boeing 737 Max que deben permanecer en tierra a causa de dos accidentes mortales.

La aerolínea, la primera de Estados Unidos por número de pasajeros, ganó entre enero y septiembre 2,85 dólares por acción, frente a los 2,34 dólares del mismo periodo del pasado año, según indicó en un comunicado.

El volumen de negocio siguió creciendo con una facturación total de 34.455 millones de dólares durante los nueve meses, un 2,5 % más que el año anterior.

En el tercer trimestre, que es el periodo que más siguen los analistas de Wall Street, American Airlines facturó 11.911 millones de dólares, un 3 % más que en las mismas fechas de 2018, cuando ingresó 11.559 millones.

Asimismo, su beneficio neto se incrementó en un 14,2 %, pasando de 372 millones de dólares en ese periodo de hace un año a 425 millones ahora.

La aerolínea, en este último trimestre, ganó 0,96 dólares por acción, frente a los 0,81 dólares del mismo periodo del pasado año, según indicó en un comunicado.

No obstante, desde que la Administración Federal de Aviación puso en tierra todos los modelos Boeing 737 Max tras los dos accidentes que causaron más de 300 fallecidos por un fallo en el software de navegación, la compañía ha tenido que cancelar 9.475 vuelos, con un coste en el último trimestre de 140 millones de dólares, una merma que será de 540 millones para todo el año, según avanzó American Airlines.

«Nos complace informar un aumento de las ganancias del 15 % y un crecimiento de las ganancias por acción del 20 % para el tercer trimestre, excluyendo los artículos especiales netos», subrayó el en todo caso el presidente y CEO de la compañía, Doug Parker.

Sin embargo, Parker agregó que «sabemos que nuestros resultados deberían haber sido mejores y que nuestro tercer trimestre se vio afectado por la continua puesta en tierra del Boeing 737 MAX y los desafíos operativos resultantes de las negociaciones en curso del contrato laboral».

«Estos desafíos afectaron a nuestros clientes, accionistas y miembros de nuestro equipo, a quienes agradecemos por su arduo trabajo y perseverancia», apuntó Parker, quien informó además de que «estamos tomando medidas decisivas para corregir este desempeño y estamos entusiasmados con nuestras perspectivas para 2020 y más allá».

En la apertura de Wall Street, las acciones de la empresa subían más del 2 % tras conocerse sus cuentas.

Te podría interesar también