Alianza del Pacífico abre espacio a Ecuador y refuerza espacios de libre comercio

EFE

Alianza del Pacífico abre espacio a Ecuador y refuerza espacios de libre comercio

La Alianza del Pacífico culminó este sábado su XIV cumbre presidencial dispuesta a afrontar los «nuevos tiempos» económicos, políticos y globales, en medio del orgullo por los éxitos alcanzados pero también consciente de que «lo peor que puede hacer es dormirse en los laureles».

El mecanismo de integración comercial, creado en 2011 y conformado por Chile, Colombia, México y Perú, llegó a esta reunión en Lima en medio de un contexto de conflicto y desaceleración global, que particularmente afecta al sistema internacional de comercio.

Pese a ello, los países de la Alianza del Pacífico reafirmaron su apuesta y su deseo de profundizar el libre comercio, por el papel preponderante de la empresa privada como motor de las economías y la necesidad de afrontar como oportunidad y exigencia social la protección medioambiental, la lucha contra el cambio climático y la digitalización.

«Es verdad que la alianza ha dado frutos muy profundos. Pero no hay nada peor que dormirse en los laureles. Hemos hablado con los presidentes de cómo darle nuevo impulso. Hemos hablado de la carta de navegación para que la alianza pueda enfrentar los desafíos de este nuevo mundo», resumió el mandatario chileno, Sebastián Piñera.

El análisis de Piñera fue compartido por los otros dos presidentes del bloque presentes, el peruano Martín Vizcarra y el colombiano Iván Duque, así como por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, durante la sesión plenaria en la que asumió la presidencia temporal del bloque para el próximo año.

Todos ellos lideraron una nutrida comitiva de ministros y funcionarios que durante esta semana discutieron en Lima sobre ese «nuevo mundo» que toca transitar y las estrategias a seguir.

En este sentido, la ampliación de la membresía de la alianza fue uno de los aspectos clave que se trataron en la reunión, en la que se anunció que Ecuador iniciará el proceso para ser miembro pleno.

Precisamente, en Lima estuvo el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quien junto con su comitiva mantuvo reuniones bilaterales y en bloque con los miembros de la alianza y se fue de la cumbre con el anuncio de que su país pasa a ser «candidato a Estado Asociado, con miras a su futura adhesión como miembro pleno».

Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur también se marcharon de la capital peruana con la idea de que antes de finales de año estará culminado el proceso de negociación para su incorporación como países asociados.

Otro tema central fue la «convicción» de continuar promoviendo el libre comercio como medio para «generar mayor competitividad y desarrollo» en sus respectivos países y por ello emitieron un documento en rechazo de cualquier medida proteccionista.

El medio ambiente se constituyó también en uno de los elementos definitorios de los «nuevos tiempos» y en una muestra de la voluntad de que la Alianza del Pacífico «no solo sea una forma de integración, sino que tenga una mayor visión de mejora para todos», dijo Vizcarra en una de sus intervenciones.

Temas de género, integración, lucha contra la corrupción e innovación fueron otros asuntos «nuevos» abordados y asumidos durante la cumbre presidencial.

Durante la semana esos contenidos ya habían sido tratados, propuestos y también asumidos por la Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico, un evento paralelo que congregó a los principales líderes de ese sector de la región.

El tono optimista con el que cerró la reunión fue representado otra vez por Piñera, quien clausuró su intervención apuntando que durante el próximo año, los miembros del bloque van a «entregar» lo mejor de sí «para escribir juntos las páginas más luminosas de esta gran Alianza del Pacífico».

Te podría interesar también