Trabajar desde casa es una tentación cada vez más real para un gran número de trabajadores.

Se puede trabajar desde casa con facilidad. No necesitas cumplir un horario fijo, nada de trabajar de 8 a 5, no necesitas llevar traje, no hay preocupaciones. Pero la realidad es que la situación puede ser bastante distinta. Por ejemplo, puede ser que no te adhieras a las horas de trabajo tradicionales, por esto puede que pases largas noches sin dormir para llegar a las fechas de entrega.

Tras la emoción de encontrarte trabajando en la comodidad de tu pijama, puede ser que encuentres muy complicado hallar la concentración que necesitas para trabajar o simplemente que necesites ayuda para ello.

Por ello, aquí van algunos consejos que te ayudarán a afrontar el home office de una manera más profesional.

Realiza cada tarea en un periodo de tiempo

Por ejemplo, una hora es lo ideal. Si cada vez que tienes que hacer una tarea la divides en bloques de tiempo, seguidos de descansos, tu efectividad aumentará.

Entre medias, puedes ir a buscar a tus hijos, hacer algo de comida, lo que quieras, pero siempre has de tener en cuenta que tu prioridad es el trabajo.

Crea tu propia rutina

Una de las ventajas de trabajar desde casa es que no estás atado a un horario que alguien ha decidido por ti. La parte más complicada es establecer una rutina que se adapte a tus circunstancias.

No tienes que trabajar en un bloque de ocho horas. Puede que en tu vida, sea mejor trabajar tres horas por la mañana y tres por la noche, es cuestión de que te adaptes y ajustes tus horarios para que la maquinaria funcione a la perfección.

Marca tus prioridades

Las personas suelen centrarse en las tareas que son urgentes, pero no importantes. Realmente, deberían centrarse en priorizar las cosas que no son urgentes, pero que son verdaderamente importantes.

Haz que tu espacio de trabajo se adapte a ti

Por mucho que todos adoraríamos trabajar bajo el sol, con nuestra computadora portátil, no funciona, es una realidad.

Puede que tú trabajes estupendamente en la mesa del comedor, o que necesites adaptar alguna de las habitaciones. En cuanto tengas claro cuál es el truco de tu comodidad, tu trabajo será mucho más efectivo.

Comentarios