10 razones que impiden la acumulación de riqueza personal

// Banca y Negocios @bancaynegocios

10 razones que impiden la acumulación de riqueza personal



Parece haber un mito de que la única razón por la cual todavía no se llega a ser millonario es por que no se ha trabajado lo suficientemente duro para lograrlo.

La verdad es que el trabajo duro tiene muy poco que ver con uno convertirse en millonario. Pero eso sí, esto no quiere decir que no tenga que trabajar duro para acumular riqueza.

Sin embargo, según un reportaje del portal Mega Ricos, la clave está en evitar las muchas trampas y malas decisiones financieras que terminan siendo la verdadera causa de que todavía no se llega a ser millonario.

La verdad es que no se necesita tener un sueldo enorme para lograr obtener activos superiores al millón de dólares, pero sí es necesario tomar buenas decisiones financieras y evitar las malas.

Es muy importante que tengas en cuenta que probablemente no sea una sola razón la que impide lograr el éxito financiero, sino una combinación de factores, que comienza con las malas decisiones.

Aquí están 10 razones por las cuales no se alcanza el éxito en el manejo de las finanzas personales. Algunas son muy conocidas, pero siempre vale la pena recordarlas:

– Gastar más de lo que se gana: no hay secretos en esto y ciertamente no hay nada mágico cuando se trata de conceptos básicos en las finanzas personales.

Para mantener las finanzas en orden, se debe gastar menos de lo que se gana. Si no se logra un balance superavitario entre los ingresos y los egresos, no importa cuanto dinero se gane, nunca habrá suficiente dinero para llegar a final de mes.

No es suficiente solo evitar gastar más de lo que se gana para convertirte en millonario. Además, se necesita ahorrar e invertir activamente una parte de todo ese dinero. La mayoría de las personas recomiendan que esta cantidad sea el 20% de sus ingresos; sin embargo, todo depende de cuán inflexible es la estructura de gastos y el tipo de inversión a realizar.

Pero, lo cierto es que si no existe una cultura de ahorro e inversión en la gestión de las finanzas personales, jamás se llegará al millón de dólares.

– Intentar cumplir más con las expectativas de otros:  No hay nada peor que impida alcanzar las metas financieras más rápido, que tratar de cumplir con las expectativas de otras personas en lugar de las propias.

Esto se conoce comúnmente como tratar de “Keeping up with the Joneses” o la comparación constante con el vecino de al lado.

El simple hecho de que una persona trate de vivir como un millonario antes de tener los recursos de un millonario real, genera una probabilidad casi nula de convertirse en millonario. En cambio, se acumularán una gran cantidad de deudas y probablemente se harán gastos innecesarios en cosas para impresionar a otras personas que, probablemente, no se impresionarán de todos modos.

Intentar vivir por las expectativas de otros cuando el salario te lo impide, es una manera segura de sabotear la posibilidad de convertirse en millonario algún día.

– Preservar el ahorro antes de empezar gastar: Una de las reglas fundamentales para asegurarse tener recursos para ahorra o invertir es separar esos montos del flujo de gastos como primera medidas al recibir el pago o salario.

Si el objetivo es ahorrar el 20% de los ingresos, se debe separar 20% de los ingresos antes de pagar cualquier otra factura o gasto.

Este paso no solo toca la disciplina, sino el compromiso con generar una riqueza personal bien administrada. Si se gasta antes de separar el monto destinado a la multiplicación del capital o salario, es altamente probable que el éxito financiero nunca llegue.

– Las cargas familiares: La verdad dura y fría es que los niños son caros. Muy caros. Los costos asociados con los hijos pueden mitigarse hasta cierto punto si ya se ha acumulado algo de riqueza y se ha planificado el costo de tener hijos como parte del presupuesto familiar, pero este, a menudo, no es el caso de muchas parejas.

Tener hijos cuando se es joven con un ingreso limitado afectará en gran medida la capacidad para crear riqueza. Para la creación de riqueza es muy importante que se comience cuanto antes a ahorrar e invertir, lo que es es casi imposible para los jóvenes con hijos.

Cuando este es el caso, todo el dinero extra será inevitablemente destinado al cuidado de los niños en lugar de ser invertido para lograr el estatus de millonario.

– Tener una casa demasiado grande: Algunas personas suponen que comprar una casa grande es una buena inversión. Si bien esto puede ser cierto, comprar un inmueble que no se pueda pagar sosteniblemente, sin duda, acabará con cualquier tentativa de éxito financiero.

Una casa grande significa cuotas mensuales más altas, mantenimiento más costoso, más gastos en cosas para llenar la casa, pagos de seguro más altos, y, en general, más gastos que si se compra una residencia que realmente se ajusta a los ingresos.

La forma real de crear riqueza es comprar una casa que se adapte a las necesidades y presupuesto, y aprovechar todos esos ahorros obtenidos como método de inversión para crear riqueza.

– Remplazar las cosas demasiado rápido: El hecho de que haya una versión más nueva y brillante del dispositivo que se compró hace uno o dos años no significa que se deba adquirir uno nuevo.

Si usted es el tipo de persona que está constantemente reemplazando productos que aún tienen una vida útil por aquellos supuestamente más nuevos y mejores, es probable que tenga dificultades para construir el tipo de riqueza que desea.

Aquellos que ahorran dinero para invertir, lo hacen a través del buen provecho que le sacan a los activos que ya poseen, usándolos durante toda su vida útil.

Las personas que pueden permitirse cada año comprar los dispositivos más nuevos y actualizados, son aquellas que ya han acumulado su riqueza, no las que están tratando de hacerlo.

– Dejar que terceros se ocupen de la gestión de las finanzas propias: No hay nada de malo en obtener las opiniones de otros para diseñar un plan para construir riqueza, pero es muy importante que usted sea partícipe activo de esta planificación.

Darle el control total a un tercero de nuestras finanzas es una pésima decisión, no exenta de riesgos y que no conduce precisamente al éxito.

Crear riqueza y conservarla significa que es necesario comprender las decisiones financieras que se toman, las cuales deben ser sometidas a una revaluación periódica para estar seguros de que se están cumpliendo los objetivos. Las finanzas son muy personales y forman parte de uno de los elementos más consustanciales de la calidad de vida que es la seguridad. Un plan de finanzas personales es una elemento clave en la construcción de un futuro menos incierto.

– No cuidar la salud: Otras de las principales razones por la todavía no se logra la solvencia financiera sostenible es descuidar la salud. No hay nada que impida más acumular riqueza que enfermarse continuamente.

Si bien es cierto que no se puede controlar todos los aspectos de la salud, hay ciertos pasos que se pueden seguir para estar lo más saludable posible.

Comer bien, hacer ejercicio, tomar medidas preventivas, hacerse chequeos anuales y resolver problemas médicos antes de que se vuelvan realmente serios, todo lo pone en condiciones de vivir una vida más saludable.

Cuanto mejor cuide su salud, mayores serán las posibilidades de que pueda crear riqueza y conservarla a medida que envejece.

– Los divorcios: Tanto como encontrar la media naranja y casarse puede ser una forma maravillosa de construir riqueza, divorciarse generalmente tiene exactamente el efecto contrario.

De hecho, divorciarse es una de las mejores formas de destruir la riqueza que acumulada.

Eso no quiere decir que se deba mantener un mal matrimonio solo por razones financieras, pero es importante saber que el divorcio suele ser un gran destructor de riqueza y obstaculizará los mejores planes para convertirse en millonario.

– Tener uno o más de un mal hábito: Un mal hábito es aquel que no te deja crear dinero sin poder hacer algo al respecto.

Los clásicos son fumar, apostar y beber alcohol, pero un mal hábito podría ser fácilmente esa costosa comida fuera de casa a diario o los pequeños lujos que muchos suelen darse frecuentemente. Ser perezoso y estar sentado frente al televisor cinco horas al día en lugar de trabajar para mejorar, es también un mal hábito que perjudica la creación de riqueza.

En función de la cantidad de malos hábitos y cuánto dinero cuestan de manera continua, esto podría ser otra razón por la que todavía no hay éxito financiero.

Te podría interesar también