«La meta es rosada»