WSJ: Venezolanos se movilizan para lograr el referendo revocatorio

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Después de comprobar el estado de malnutrición de su rebaño durante una misa reciente, el padre Lenin Bastidas decidió que ya era suficiente. Al día siguiente, salió de su parroquia en la ciudad de La Soledad y comenzó un viaje a pie de casi 650 kilómetros hasta la capital del país, Caracas.

El lunes, el Padre Lenin, como lo llaman sus feligreses, llegó a Caracas después de 8 días de caminata. Era parte de una ola de miles de venezolanos que están descendiendo sobre la capital venezolana en un esfuerzo de último minuto de la oposición para tratar de forzar al presidente Nicolas Maduro a celebrar un referendo revocatorio sobre su mandato, un referendo que según las encuestas daría lugar a su remoción y que él resiste con fuerza.

Se espera que la movilización, que culminará el jueves en un acto que la oposición espera se atraiga a cientos de miles de venezolanos a las calles, sea una demostración de fuerza contra un gobierno que está administrando el peor colapso económico del país desde su independencia en 1811.

“Yo he visto el rostro de miseria: los niños desnutridos que me acercan y me dicen ‘padre, dame la comida’, los enfermos que me piden oraciones porque no consiguen las medicinas”, los enfermos que me piden que rece porque no tienen su medicina”, dijo el sábado el Padre Lenin, de 35 años, durante su homilía a unas 300 personas congregadas en una pequeña iglesia en un pueblo de Villa de Cura, por la que pasó en camino a la capital. “O el Presidente fija inmediatamente una fecha para la salida democrática, o él renuncia”.

El Padre Lenin —bautizado así por el revolucionario ruso cuyo Ejército rojo mató a cientos de curas y monjas— no es el único que salió a la carretera. Cerca de 500 miembros de una tribu con el torso desnudo recorren 800 kilómetros por ferry y autobús desde la selva amazónica en el sur del país, mientras que tres militantes de la oposición con discapacidades viajan en sillas de ruedas desde la ciudad occidental de Barquisimeto, a 320 kilómetros de la capital.

El Padre Lenin debía celebrar el lunes otra misa en un hospital de niños que sufren por la escasez de medicamentos. Luego dijo que planeaba iniciar una huelga de hambre frente a la agencia electoral del país hasta que se confirme la celebración del referendo.

La protesta de esta semana puede ser la última y mejor oportunidad para forzar un referendo que ponga fin a un gobierno profundamente impopular. La oposición ha estado tratando de realizar el referendo, que está permitido por la Constitución del país, desde marzo, pero hasta el momento las autoridades electorales han retrasado dar luz verde a su convocatoria.

“La oposición está jugando su carta de triunfo”, dijo Félix Seijas, un asesor de la oposición y director general del Instituto Venezolano de Análisis de Datos, una encuestadora con sede en Caracas. “Es una estrategia arriesgada. Tienen para canalizar el descontento, pero si no lo logran con este rally, no van a tomar control de la situación”.

Los analistas dicen que el gobierno tiene la meta de postergar la votación hasta el próximo año. Si la votación se lleva a cabo después del 10 de enero y Maduro fuera vencido, un vicepresidente de su elección debería completar el mandato que termina en 2019. Un referendo celebrado antes de esa fecha no sólo removería al presidente sino que también desencadenaría nuevas elecciones, que las encuestas muestran que pondrían fin a 17 años de gobierno socialista.

El consejo nacional electoral dio a principios de este mes un calendario preliminar para el referendo, en el que propuso el voto podría tener lugar en febrero.

Con el control de los tribunales, los fiscales y los funcionarios electorales, Maduro ha dejado a las protestas callejeras como el único medio para presionar al gobierno para cumplir con las leyes, dijo Jesús Torrealba, jefe de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Maduro, quien se ve acosado por los más bajos índices de aprobación presidencial en casi dos décadas, no está tomando ningún riesgo. Ha llamado a sus partidarios de celebrar otra marcha en el centro de Caracas el mismo día y se ha prohibido el vuelo de aviones privados y drones por esta semana, una medida que la oposición dice tiene la intención de evitar que las imágenes de las masas que se congreguen contra el gobierno puedan circular por el mundo.

Mientras tanto, Caracas parece una ciudad preparándose para la guerra. En las últimas semanas, el ejército construyó emplazamientos con bolsas de arena y vehículos blindados fuera de los túneles principales que conectan la capital. La oposición dice que los soldados van a tratar de evitar que los autobuses con sus partidarios lleguen a la capital el jueves, una estrategia que el gobierno ha empleado en manifestaciones provinciales en el pasado.

Las manifestaciones masivas de la oposición han tenido resultados dispares en Venezuela. En 2002, cientos de miles de personas protestaron lo que vieron como los atentados a la democracia y las libertades económicas del mentor y predecesor de Maduro, Hugo Chávez. La protesta culminó en un golpe de estado fallido y un paro nacional, acabando con la resistencia organizada al Partido Socialista Unido de Venezuela por el resto de la década.

En 2014, una nueva ola de protestas contra la inflación de tres dígitos y la escasez fue sofocada por los soldados bajo las órdenes de Maduro a costa de 43 vidas. Desde entonces, la oposición ha tenido problemas para movilizar a la gente a pesar del rápido deterioro de la economía. Las marchas de este año atrajeron a unos pocos miles de personas.

En Villa de Cura, un dependiente de la tienda de Eloy Duran se comprometió a no dejar que los soldados le impidan unirse a la manifestación.

“Si los soldados nos paran, vamos a salir de los buses y empezar a caminar”, dijo después de escuchar la homilía del Padre Lenin.

Durán, de 29 años, dijo que ha perdido 20 kilos este año debido a la escasez de alimentos, que él y otros venezolanos llaman en broma “la dieta de Nicolás Maduro”. “El referendo revocatorio es la única salida pacífica de este gobierno”, dijo.

Te podría interesar también