VenAmCham llama a deponer enfrentamientos para enfrentar la crisis

// Banca y Negocios @bancaynegocios

VenAmCham llama a deponer enfrentamientos para enfrentar la crisis



La Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (VenAmCham) llama a «todas las fuerzas vivas de la sociedad, tanto públicas como privadas» a hacer causa común y dejar de lado los enfrentamientos para enfrentar la crisis generada por la pandemia de Covid-19.

«Ratificamos el compromiso de nuestros afiliados en contribuir al manejo de esta crisis, como ha sido siempre el caso en medio de cualquier circunstancia, y sumamos nuestra voz a la de muchas cámaras y gremios nacionales en destacar la imperiosa necesidad de implementar medidas de alivio económico por parte del Ejecutivo, para contribuir a que las empresas mitiguen impactos, se mantengan viables y, superado este momento, sean factores en la reanimación del empleo y la actividad económica», recalca la entidad binacional en un comunicado donde establece su posición frente a la coyuntura venezolana presente.

La organización pone de relieve las políticas de estímulo que han adoptado otros gobiernos para gestionar la emergencia, y el clima de colaboración entre las administraciones estatales y los sectores privados que está permitiendo contener los efectos perversos del coronavirus en las economías.

Según VenAmCham, las políticas anticrisis deben ser urgentes y contundentes, porque la pandemia ha desbordado las capacidades sanitarias y financieras de otros países y «tiene el potencial de hacerlo en Venezuela», por lo que es indispensable un esfuerzo ordenado y conjunto de la sociedad.

En general, las estrategias adoptadas en el resto del mundo «reconocen la fragilidad de todos, ciudadanos, empresas, organizaciones y la sociedad en general, junto a la inestabilidad de
los sistemas de salud y productivos, ante la magnitud de la crisis.

Igualmente asumen «lo importante de mantener a las empresas operativas, viables y relativamente fortalecidas para que no se pierdan en la crisis y puedan ser motor de la economía una vez terminada la pandemia; y son conscientes de la necesidad de que la empresa privada siga siendo garante del empleo, generador de ingreso y bienestar para la población en general».

«Como cámara establecida en 1950 y con 70 años en el país, queremos enfatizar que nuestras más de 800 empresas afiliadas, nacionales y multinacionales, grandes y pequeñas, están hoy no sólo comprometidas en generar el desarrollo sostenible en las comunidades donde se desenvuelven, sino altamente conscientes de la situación por la que atraviesa el país y
contribuyendo a atender esta crisis», sentencia el documento de VenAmCham.

Estas empresas están acatando las disposiciones oficiales para prevenir el avance de la pandemia en Venezuela y están contribuyendo con el esfuerzo productivo que demanda la situación; sin embargo, asumen las propuestas de otras cámaras y gremios que demandan apoyo para mantener el abastecimiento seguro de bienes y servicios, sobre todo los esenciales.

«Nos sumamos a esas voces para que, entre otras acciones:

– Se faciliten los medios para que el abastecimiento de alimentos, de medicinas e insumos médicos lleguen prontamente y a toda la población.

– Se garanticen la prestación de servicios públicos y suministro de combustible a nivel nacional para el ordenado y completo funcionamiento de este abastecimiento.

– Se facilite el acceso a los puestos de trabajo y la operatividad de las empresas que han sido llamadas específicamente a apoyar en esta crisis, en especial la de los sectores de salud y de alimentos.

– Se establezcan condiciones financieras de emergencia que permitan a las empresas hacer frente a sus compromisos, lo cual se lograría flexibilizando el encaje legal bancario implementado actualmente y que permita a las empresas tener acceso a nuevo financiamiento para poder pagar a sus trabajadores, sus proveedores y así poder garantizar sus operaciones.

– Se produzca una flexibilización tributaria en la forma de una suspensión de las exigencias de anticipos diarios de impuestos sobre la renta y el valor agregado, además del aplazamiento de la entrada en vigencia de nuevas regulaciones legislativas o administrativas, con el fin de liberar recursos para ser invertidos en la producción y distribución de bienes y en la prestación de servicios».

Te podría interesar también