Uber amenaza con irse de Barcelona en plena huelga del taxi en España

// AFP

Uber amenaza con irse de Barcelona en plena huelga del taxi en España



La plataforma de reserva de vehículos con conductor Uber amenazó este miércoles con abandonar Barcelona si el gobierno regional aprueba unas nuevas regulaciones que restringen severamente su actividad, mientras los taxistas españoles presionan con una agitada huelga.

Un portavoz del gigante estadounidense, que tiene conflictos similares en otros países por supuesta competencia desleal a los taxistas, aseguró que si el gobierno regional de Cataluña aprueba esta normativa la próxima semana «no podremos seguir prestando nuestro servicio de UberX en Barcelona».

Se trata del servicio más barato de Uber y de uso común en España, donde también operan con UberOne, más caro y de más calidad.

El anuncio llega en plena huelga de taxistas en Madrid y Barcelona contra los servicios de vehículos de transporte con conductor (VTC) de empresas como Uber y Cabify.

En la capital, el paro coincidió con el inicio de FITUR, una de las mayores ferias de turismo del mundo. Cientos de taxistas protestaron frente al centro de convenciones, bloqueando la calle de acceso, quemando neumáticos y un contenedor de basura.

Los taxistas españoles acusan a estas plataformas de actuar como taxis a pesar de que la ley no los clasifica como tal, compitiendo de forma desleal ya que no están sujetos a las mismas regulaciones y costes.

En julio ya estuvieron varios días en huelga reclamando una legislación más restrictiva para los VTC al gobierno central, que decidió transferir las competencias a las autoridades regionales.

En Cataluña, el gobierno regional presentó el viernes una nueva normativa para distinguir las actividades de unos y otros, que no satisfizo ni a unos ni a otros.

La medida más llamativa establecía que los clientes tendrán que reservar sus vehículos de Uber y Cabify con 15 minutos de antelación, un tiempo insuficiente para los taxistas y exagerado para los VTC.

Los taxis, que reclamaban inicialmente 24 horas de margen, convocaron de inmediato una huelga indefinida y bloquearon una céntrica calle de la capital catalana.

Los VTC, que sufrieron ataques de taxistas el viernes por la noche, empezaron a protestar también el lunes y ocuparon parcialmente otra avenida de Barcelona.

El martes, el gobierno regional catalán cedió en parte ante los taxistas y estableció que las autoridades locales en Cataluña podrán ampliar este margen hasta «un máximo de una hora», señaló una portavoz.

Este tiempo de una hora se aplicará en Barcelona, segunda ciudad española y principal destino turístico del país, informó su alcaldesa Ada Colau.

La nueva regulación también prohibirá la geolocalización de los servicios VTC que permite a los usuarios encontrar con su aplicación el vehículo más próximo.

Aun así, la desconfianza todavía reina entre los taxistas barceloneses que votan por la tarde si mantienen o no su huelga.

– «Destrucción» de empleos –

Para las VTC, las medidas son drásticas. La patronal del sector, Unauto VTC, denunció que «supone la desaparición en Cataluña del sector de VTC (…) y la destrucción de más de 3.000 empleos».

Sólo en Barcelona hay 2.134 VTC de acuerdo con el departamento del gobierno regional encargado de esta cuestión. La flota de taxis es de 10.523, según el Instituto Municipal del Taxi.

Con un ojo en los logros obtenidos en Barcelona, los taxistas de Madrid aumentaron la presión contra las autoridades.

El miércoles por la mañana, frente al recinto del Fitur, pintaron el eslógan «VTC no es taxi» en el asfalto y lanzaban consignas como «Sí, se puede» o «El taxi unido jamás será vencido».

Como muchos otros a su alrededor, Juan Manuel Rodríguez, un taxista de 44 años, lucía un chaleco amarillo en solidaridad con los manifestantes antigubernamentales en la vecina Francia.

«Ellos están luchando por lo que creen justo. Nosotros también», afirmó.

La protesta ha conllevado enfrentamientos esporádicos.

Según Unauto, 80 vehículos de VTC fueron dañados en Barcelona y otros 50 en Madrid durante la huelga.

En la capital, un taxista fue gravemente herido el martes durante una manifestación después de saltar sobre el parabrisas de un vehículo negro sospechoso de ser un VTC y caer al asfalto cuando el coche aceleró.

Te podría interesar también