Transportistas de Ecuador suspenden paro por alza de precio de combustible

// EFE

Transportistas de Ecuador suspenden paro por alza de precio de combustible


Los transportistas suspendieron el paro que mantenían desde el jueves tras haber entregado al Gobierno sus reclamaciones ante la subida del precio de los combustibles, anunció este viernes el presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros de Ecuador, Abel Gómez.

En una rueda de prensa celebrada en un hotel del norte de la capital ecuatoriana, Gómez habló en nombre de los sectores del transporte pesado, autobuses y taxis para informar que tras «analizar la situación en la que se encuentra el país» habían decidido deponer la huelga.

Esto tras haber hecho escuchar su «voz frente al Gobierno», al que trasladaron su desacuerdo por la eliminación del subsidio a los combustibles, una medida que tenía 40 años.

«Dejamos entregado nuestro petitorio y hasta el día de hoy nosotros hemos cumplido con nuestra fase y por lo tanto hoy día de nuestra parte se termina la medida de hecho», sentenció Gómez.

En la misma comparecencia, el representante de los transportistas dijo que dejaba en manos del Ejecutivo un eventual anuncio sobre un posible aumento de tarifas de transporte.

El ministro ecuatoriano de Transporte y Obras Públicas, Gabriel Martínez, había indicado horas antes que se analizaba por parte del Gobierno recomendar a las compañías de transporte urbano e interurbano la fijación de tarifas para paliar el alza de precios del combustible.

En una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno de Carondelet, en Quito, el ministro precisó que desde el Gobierno siempre se ha mantenido la disposición de dialogar con la intención de buscar fórmulas «que permitan encontrar un equilibrio en el precio, ya que la eliminación del subsidio del diésel tiene un impacto en la tarifa de pasaje».

El Gobierno ecuatoriano anunció el martes una serie de medidas de ajuste económico en concordancia con un acuerdo crediticio adoptado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre las que figura la retirada de los subsidios estatales a las gasolinas.

Según las disposiciones, el galón de diésel pasa de costar 1,03 dólares a 2,27, mientras que la gasolina conocida como «extra», la de mayor consumo en el país, de 1,85 a 2,30 dólares, encareciendo toda la producción.

Los dirigentes del transporte afirmaron en la rueda de prensa celebrada a última hora de la tarde que no se hacían responsables de los actos de violencia que se han registrado en paralelo a la paralización de los transportistas.

De momento se desconoce cuál es el impacto inmediato del fin de la huelga de transportistas, aunque ya ha habido a lo largo de la jornada anuncios por parte del gremio en otros puntos del país de que concluía la medida.

Te podría interesar también