S&P alerta de un aumento a largo plazo de los riesgos para la banca china

// EFE


Los bancos chinos lograrán evitar la crisis este año 2017 pero los riesgos a largo plazo están creciendo, según alertó hoy la agencia de calificación Standard & Poor’s.

En un informe titulado «¿Es este un año de crisis para los bancos chinos?», la agencia estadounidense afirma que los bancos de China están cada vez más expuestos a riesgos políticos y de otros tipos, aunque una posible crisis no es inminente.

En opinión del analista de S&P Oiang Liao, es «probable» que durante este 2017 se evite la crisis debido a otro año de crecimiento del PIB nacional superior al 6 % y a un aumento de los créditos a familias y al sector público, pero alertó de que la trayectoria actual «no es sostenible».

Desde hace varios años, el crecimiento del crédito en China ha sido más rápido que el del PIB del país, una dinámica que está mermando las bases de su financiación, alerta la agencia.

Mientras los niveles totales de los depósitos aún superan los créditos pendientes, la financiación del sector bancario y la liquidez de las reservas están disminuyendo.

En 2016, los bancos chinos aumentaron sus préstamos al sector público y a las familias, mientras que decrecieron los nuevos préstamos al sector empresarial, de más riesgo. Este cambio hacia una deuda mixta ha ayudado a mantener un tapón en los préstamos fallidos.

Sin embargo, el apalancamiento económico sigue creciendo, las reservas siguen disminuyendo y esto hace que los bancos sean más vulnerables a los riesgos. «Crisis o no, mantenemos y enfatizamos nuestro pronóstico negativo», añadió Liao.

Los riesgos para los bancos chinos incluyen coyunturas políticas relacionadas con el tipo de cambio, la deuda de los gobiernos locales, una corrección del mercado inmobiliario y los posibles golpes del exterior.

Existe una amplia divergencia sobre la calidad crediticia dentro del sector bancario, ya que el público no tiene tanta confianza en las instituciones pequeñas como en los megabancos y los bancos nacionales.

Según señaló Liao, tampoco está claro si las pequeñas entidades podrían soportar eventos críticos como una fuga de depósitos, ya que éstas siguen «expandiéndose agresivamente» y quizás carezcan de «una sofisticada gestión del riesgo», por lo que podrían sufrir de un modo más pronunciado una debilidad de las condiciones del mercado.

Te podría interesar también