Si quieres ser millonario debes perder estos 12 malos hábitos

// Banca y Negocios @bancaynegocios


El éxito es una forma de pensar. Para tener éxito , debes comprometerte a planear tu vida alrededor de esa meta. Antes de dar ese gran salto de fe, hay ciertas cosas que debes recortar de tu vida para que puedas estar preparado cuando surja la oportunidad de alcanzar el ansiado éxito.

Estos son los  12 hábitos que necesitas eliminar de tu vida de inmediato. Dejar estos hábitos no solo te hará exitoso en los negocios, sino que te ayudará a estar más presente con tus amigos y familiares, y a largo plazo te hará más feliz.

Recuerda que todo en la vida vale la pena. Cuando persigas tus objetivos, no te detengas cuando hayas alcanzado el mínimo indispensable.

Continúa hasta alcanzar esas metas grandiosas y luego sigue esforzándote un poco más. Cuando tienes esta ética de trabajo, lo único que puede detenerte eres tú mismo. Solo tú impones el límite.

Descubre otras condiciones, si tu meta es llegar a ser millonario.

1. Deja de perseguir metas de bajo perfil. Todo en la vida vale la pena. Cuando persigas tus objetivos, no te detengas cuando hayas alcanzado el mínimo indispensable. Continúa hasta alcanzar esas metas grandiosas y luego sigue esforzándote un poco más. Cuando tienes esta ética de trabajo, lo único que puede detenerte eres tú mismo.Siempre establezco metas muy alcanzables para mí. Es genial ser ambicioso, pero si constantemente te conformas con quedarte corto, puedes matar tu motivación.

2. Deja de ser multitasking y concéntrate. Los estudios han demostrado que el 98 por ciento de los humanos no pueden realizar múltiples tareas con éxito. Por lo general, aquellos que creen que pueden hacer más de una cosa a la vez son en realidad los peores. Científicos de Stanford escriben que los multitaskers tienen problemas para filtrar información irrelevante, organizar sus pensamientos y pasar de una tarea a otra. La próxima vez que quieras ser productivo, intenta cerrar todas las pestañas de tu computadora, excepto las relacionadas con la tarea en cuestión. Desactiva sus notificaciones y use el 100% de tu enfoque en esa tarea. Verás un tremendo aumento en su productividad.

3. Deja de revisar las redes sociales mientras trabajas. Las plataformas de redes sociales crean un laberinto de enlaces y publicaciones que están diseñados para mantenerte enganchado. Es un drenaje de tiempo importante, y uno que no contribuye al éxito. En lugar de revisar Instagram y Facebook en tu descansos, lee The New York Times o TechCrunch para que puedas aportar algo realmente significativo a su próxima conversación.

4. No te compares con nadie. Esto nunca terminará bien. Siempre habrá alguien por ahí que sea más inteligente, más rico, más exitoso y con mejor aspecto que tú. Pensar así es una distracción; concéntrate solo en ti. Lo que es más importante, concéntrate en alcanzar tus objetivos a corto plazo y lo demás por añadidura se te dará.

5. Deja de perder el tiempo con personas negativas. No provoques una escena ni arruines una amistad. Simplemente limita tu disponibilidad para aquellas personas tóxicas en tu vida. Claro, puedes verlas de vez en cuando. Pero, una influencia negativa puede hacer que pierdas el foco de lo que es realmente importante.

6. No más excusas. Si quieres algo, atrévete a ir por él. No crees excusas. Antes de comenzar a trabajar para Due, laboré con un pequeño equipo ens una startup de crowdfunding. Teníamos poca experiencia, así que constantemente inventamos excusas y nos convencimos de nuestras limitaciones. Un par de cientos de miles de dólares se fueron y un año después, nos dimos cuenta de que habíamos creado tantas disculpas por las que no podíamos hacer que provocamos que se convirtieran en realidad. No te conviertas en una víctima. Las víctimas nunca tienen éxito.

7. No seas un perfeccionista. Sé realista. No gastes esas cinco horas extra eligiendo meticulosamente fuentes y combinaciones de colores para una presentación que solo tú notarás. Esto entra en la administración del tiempo. Se eficiente y efectivo. No pospongas las cosas obsesionándote con detalles pequeños que no importan a largo plazo (o incluso a corto plazo).

 

8. No más quejas. Es sencillo. Si piensas y hablas positivamente, las cosas buenas te llegarán. Mantén el enfoque del vaso medio lleno. Los niveles de optimismo y pesimismo se correlacionan directamente con la salud general. Mantén esa sonrisa.

9. Deja de pensar que todo es por ti. Tu jefe enojado no está buscando despedirte. El conductor del Uber no se ríe de tu corbata. Ellos tienen sus propios problemas, y eso es en lo que están pensando. ¡No en ti! Serás mucho más feliz cuando dejes de asumir que todos la traen en tu contra.

10. No cargues todo el peso sobre tu espalda. Claro que estás a cargo. Sin embargo, eso no significa que debas asumir todos los desafíos de tu empresa o que debas administrar a tu personal por microgestión. Aprende a delegar. La pregunta que deberías hacerte no es «¿cómo puedo hacer esto?», sino «¿cómo se puede lograr esto de la manera más eficiente posible?».

11. Deja de hacer que las reuniones sean una prioridad. Mark Cuban dijo una vez, “nunca asistas a una reunión a menos que alguien te escriba un cheque”. Las juntas comienzan tarde, duran demasiado y pocas veces son muy productivas. Las reuniones son factores que matan el tiempo. Siempre es mejor establecer contacto específico con las personas necesarias para un proyecto durante todo el día. Siempre solicito una agenda detallada cuando me piden que me una a una reunión. Si no hay un valor claro para mí, no perderé el tiempo de nadie. Recuerda, siempre está bien decir «No».

12. Deja de usar listas de pendientes. Comience a conectar todas tus tareas en su calendario. Tener tu trabajo integrado en una tabla de tiempo mejorará enormemente tu eficiencia. Dedica el tiempo necesario a planificar tu calendario y luego síguelo tanto como puedas. Vive y cumple con estas reglas y verás el cambio en cuestión de semanas. Al final de cada día siéntate y reflexiona sobre lo que hiciste bien y lo que puedes hacer mejor mañana. Lo más importante es visualizar el éxito para que este llegue.

 

Te podría interesar también