El representante por Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, manifestó que desde el año 2012 el fallecido presidente Hugo Chávez conocía la situación de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el problema cambiario que había en el país.

“Le advertimos al presidente que nos afectaba el tema cambiario porque el costo del diferencial lo asumía la empresa. Esto no solo nos encarecía los costos de producción, sino que afectaba el flujo de caja y deuda con proveedores”, dijo Ramírez en un artículo publicado en Aporrea.

El ex presidente de Pdvsa admitió que tuvieron que emitir deuda para respaldar la política monetaria del Banco Central de Venezuela (BCV), entidad que no se revisaba y solo tenía como objetivo “mantener el dólar implícito a un nivel establecido por el BCV y el ministerio de Finanzas” política que, a su criterio, no funcionó.

El diplomático también indicó que cuando formó parte de la Vicepresidencia del área económica, entre octubre de 2013 y agosto de 2014, entendía cuáles eran los problemas económicos y lo que había que hacer, pero “no se obtuvo el apoyo necesario para avanzar en un conjunto de medidas que permitieran avanzar en una nueva política cambiaria”.

Ramírez manifestó que se debe profundizar el análisis, clarificar las ideas e identificar la actuación solapada del “gran enemigo” (en referencia a los países que han aplicado sanciones a Venezuela).

Comentarios