Pecadores y piratas se pelean el mercado negro entre Trinidad y Venezuela

// Banca y Negocios @bancaynegocios



El mercado negro entre Trinidad y Venezuela (desde el estado Sucre) es uno de los más activos en las fronteras del país. Piratas y contrabandistas se disputan el tráfico de mercancías entre las dos naciones. Naves salen de Paria a la isla con gasolina, drogas y hasta animales para regresar regresan cargadas de los productos que escasean en Venezuela.

La revista Bloomberg BusinessWeek realizó un amplio reportaje sobre el tema donde detalla los movimientos de contrabandistas y los peligros que corren por la amenaza de los piratas. Desde Trinidad, reseñan que uno de los productos más cotizados son los pañales.

«Puedo cambiar los pañales por medicinas»,  dijo Karen Cubillan, una mujer venezolana que viaja entre Trinidad y Venezuela mientras trabaja en el arbitraje de pañales a través de ventas en línea. «Los pañales son como barras de oro. La gente guarda comida y pañales como si fueran dinero.»

Pero el trayecto de ida y vuelta tiene sus peligros. «Los piratas toman los motores y roban la comida de las personas que llegan a Venezuela desde Trinidad», dijo un pescador. «Y no son solo civiles los que clasificamos como piratas. La Guardia Costera y la Guardia Nacional venezolanas también están involucradas en esto. Les tenemos más miedo que a los verdaderos piratas».

La caída de la industria pesquera en Venezuela y grave crisis económica que vive el país ha impulsado a muchos pescadores al mercado negro, acompañados de sus colegas de Trinidad que ven una oportunidad en esta situación.

Y los piratas no se quedan atrás. Reseña Bloomberg que «muchas de las pandillas piratas usan Güiria como su base. Van al mar con máscaras, armas automáticas y cajas de hielo para preservar los peces y camarones que les roban a los pescadores. Decenas de pescadores locales han sido asesinados en los últimos dos años, lo que lleva al periódico Newsday de Trinidad y Tobago a llamar al área el «Golfo del No Retorno».

En Trinidad, un oficial de la guardia costera comenta que los venezolanos «llegan a la orilla y venden marihuana y cocaína por comida. Antes era por dólares estadounidenses, pero ahora cambian por sacos de harina». Por la noche, los bandidos venezolanos se escabullen a hurtadillas para robar redes, motores fuera de borda y aparejos de pesca. «Si los atrapan aquí en Trinidad les cortarán la cabeza», dijo con naturalidad. «No nos involucramos. Eso es lo que sucede «.

 

Te podría interesar también