Mercados argentinos operan con disparidad a la espera del nuevo Gobierno

// EFE

Mercados argentinos operan con disparidad a la espera del nuevo Gobierno



Las acciones y los títulos públicos argentinos operaban con resultados dispares mientras el riesgo país cedía terreno y el precio del dólar cotizó al alza, en un clima inversor de expectativa de los pasos que de el nuevo Gobierno que se inicia este 10 de diciembre.

En la primera jornada de operaciones luego de que el viernes, tras el cierre de los mercados, el presidente electo, Alberto Fernández, revelara quién será su ministro de Economía, el índice S&P Merval, el principal del parque argentino, mostraba un comportamiento errático, pasando de terreno positivo en la mañana a una pérdida del 0,92 % en la tarde de ayer lunes 09 de diciembre.

En tanto, los bonos públicos registraban ascensos del 1,5%, mientras que el índice de riesgo país de Argentina retrocedía casi 100 puntos básicos, hasta las 2.194 unidades, su nivel más bajo en casi tres semanas.

Mientras, el precio del dólar estadounidense en el estatal Banco Nación subió esta jornada 25 centavos, hasta los 58 pesos para la compra y 62,50 para la venta.

Sin embargo, la moneda estadounidense bajó un peso en la plaza informal, hasta los 70 pesos por unidad.

El viernes a última hora, Fernández, que asumirá la Presidencia de Argentina este martes, anunció finalmente que Martín Guzmán, un joven académico, experto en deuda soberana y Guzmán, un académico experto en temas de deuda soberana y colaborador del Premio Nobel de Economía 2001 Joseph Stiglitz, será el ministro de Economía, una noticia que no tomó por sorpresa a inversores

«Economista heterodoxo -no ortodoxo como le suele gustar al mercado-, Guzmán tiene un fuerte perfil académico, antes que político; y sin experiencia en la gestión pública. Así Guzmán es prácticamente una incógnita para el mercado», observó Matias Roig, director de la firma Portfolio Personal Inversiones.

En diversas entrevistas previas al anuncio de su nombramiento, Guzmán se mostró a favor de buscar acordar con los acreedores de Argentina aplazar por dos años los vencimientos de deuda, sin quita sobre el capital ni los intereses.

«En principio, la posición que tiene Guzmán sería positiva para el mercado de deuda. No obstante, no tardará en pesar la necesidad de que cualquier propuesta que se ponga sobre la mesa deberá incluir un camino fiscal que la sostenga», apuntó Roig.

Para el economista Salvador Di Stefano, el nuevo Gobierno podría anunciar medidas para potenciar el consumo, como incrementos en las jubilaciones y ayudas sociales, una bajada en la tasa de interés, el lanzamiento de líneas de crédito y la congelación de tarifas de servicios públicos.

Estas medidas, que supondrían un alivio para las empresas locales, golpeadas por la recesión, podrían impulsar a las acciones argentinas, mientras que el comportamiento de los bonos públicos sigue siendo «una gran incógnita», aunque también podrían escalar.

«Sí es cierto que el gobierno electo ya estuvo negociando con el Fondo Monetario Internacional, que la reestructuración de la deuda consiste en postergar pagos, sin quitas de capital e intereses, y capitalizar los intereses que vencen por dos años, estamos ante una posible gran suba de los títulos públicos», observó.

Te podría interesar también