Las empresas europeas afectadas por las sanciones a Irán

// AFP

Las empresas europeas afectadas por las sanciones a Irán



La retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 con Teherán y la entrada en vigor el lunes de una nueva serie de sanciones económicas comprometen las actividades de las multinacionales europeas en Irán.

Muchas empresas ya anunciaron su retirada del país, sin esperar a la eventual creación por la Unión Europea de una entidad que permita transacciones con Irán, pero cuya implementación se anuncia muy compleja.

– Sector del automóvil –
Vigente desde el 7 de agosto, la primera tanda de sanciones de Estados Unidos ya afecta a los fabricantes del automóviles europeos.

Daimler, líder mundial del coche de gama alta y de camiones, ya «cesó hasta nueva orden» sus actividades en Irán.

Volkswagen no confirma haber aceptado restringir fuertemente sus actividades en Irán, como anunció el 20 de septiembre el embajador estadounidense en Berlín.

Por su lado el francés PSA anunció en junio que preparaba la suspensión de sus actividades en Irán -su principal mercado en el extranjero en términos de volumen- mientras que Renault dijo que no abandonaba sus actividades en la República Islámica, aunque las «reducía muy fuertemente».

– Aeronáutica –
Las sanciones que afectan a este sector -la industria aeronáutica centra los mayores contratos con Teherán- datan también del 7 de agosto.

Airbus registró 100 pedidos de aviones de compañías iraníes, pero perder ese mercado no es en absoluto dramático: el constructor europeo tenía pedidos por un total de 7.168 aparatos hasta el 30 de junio.

– Energía –
A partir del 5 de noviembre, Washington impondrá sanciones al sector energético iraní y a cualquier sociedad que importe petróleo de ese país.

La petrolera francesa Total -que estaba asociada en Irán con la china CNPC para invertir 5.000 millones de dólares en un yacimiento- anunció el 20 de agosto que se retiraba del país.

El gigante del gas italiano ENI, cuyo contrato de compra de 2 millones de barriles de petróleo cada mes expira a finales de 2018, no ha prolongado este acuerdo con Irán.

Siemens, asociado al iraní Mapna en turbinas de gas y generadores para centrales eléctricas, comunicó que «tomará medidas apropiadas para conformarse al marco multilateral que afecta a Irán».

– Trenes y barcos –
El grupo público italiano Ferrovie dello Stato firmó en julio de 2017 un acuerdo para construir una línea de alta velocidad entre Qom y Arak, en el norte de Irán, y puede verse afectado por las sanciones.

También Irán cerró contratos en 2016 con el grupo de construcción naval Fincantieri.

Italia se volvió a convertir en el primer socio comercial europeo de Irán. Sus exportaciones a la República Islámica aumentaron un 12,5% en 2017, hasta los 1.700 millones de euros.

– Farmacia –
Las ventas de medicamentos a Irán no están afectadas por las sanciones estadounidenses, aunque las empresas pueden tener dificultades para cobrar debido a las restricciones impuestas a las transacciones financieras.

– Sector bancario –
Desde el lunes, los bancos que lleven a cabo transacciones con entidades iraníes dejarán de tener acceso al sistema financiero estadounidense.

Muchos de esos bancos no han esperado hasta el último momento para someterse a las presiones estadounidenses.

– Turismo –
Las actividades relacionadas con el turismo no se ven directamente afectadas, pero pueden serlo a través de las restricciones sobre los pagos.

Las compañías British Airways y Air France cesaron en septiembre sus vuelos a Irán, explicando que esos trayectos no eran ya viables comercialmente.

Lufthansa, igual que su filial Austrian Airlines, y Alitalia mantienen sus vuelos a Teherán.

El grupo francés AccorHotels, que abrió dos hoteles en el aeropuerto de Teherán en 2015, declinó comentar su futura posición.

El español Meliá Hotels International, que firmó un acuerdo para administrar un hotel de cinco estrellas en Irán, indicó que el proyecto «sigue su curso».

Te podría interesar también