En el mundo financiero internacional existe un ámbito de estudio, análisis, tendencia que cada día crece con mayor fuerza; comenzando desde las sociedades más avanzadas, pero que también ha permeado a países hermanos dentro de nuestro continente americano. El tema no es más que la escasa, poca o nula educación financiera que existe en nuestras sociedades.

Países como España, con amplia trayectoria y desarrollo en los mercados financieros europeos,  analiza con amplia preocupación (parece contradictorio) el hecho de que dentro de su sociedad, se ha presentado un aumento importante de la inversión de las familias en la Bolsa de Valores de este país,  lo cual resulta aun más alarmante para los expertos, dado que los responsables de las familias, están entrando en otro mundo, (porque la bolsa y los mercados financieros son eso) sin tener siquiera los fundamentos básicos necesarios, para gerenciar sus finanzas personales, por ende sin ningún tipo de educación financiera, lo cual garantiza de forma casi segura, la pérdida de su patrimonio.

La cultura financiera es esencial para que todos los ciudadanos podamos preservar y aumentar nuestros ahorros, patrimonio, en estos tiempos, vivimos en un mundo en el que las finanzas han ocupado un protagonismo que en muchas ocasione ser algunos resulta excesivo. Por ello, es un hecho inevitable el que debemos abordarlas con responsabilidad y para conseguirlo es necesaria una excelente educación financiera.

La educación financiera es la herramienta más útil para evitar una sociedad débil en el presente y mucho más de cara al futuro. La educación financiera de los niños no se puede considerar un gasto, todo lo contrario, es la mejor inversión y sus dividendos serán una sociedad con mejor equilibrio de riqueza

Nuestra sociedad necesita mejorar su educación financiera, debemos construir y /o mejorar nuestra relación con el dinero siempre buscando una forma directa y practica. La educación financiera nos evitará problemas financieros de los últimos tiempos, creando sociedades más avanzadas y ciudadanos más responsables.

Llegamos entonces a una serie de conclusiones, no podemos hablar de Finanzas Personales si no existe la Educación Financiera, por ende este tema debe convertirse en una prioridad para aquellos que de alguna u otra forma participamos dentro de los Mercados Financieros, urge y aquí aterrizamos en nuestra realidad país, Venezuela, una especie de evangelización en todos los niveles sociales sobre la importancia de contar con un sólido esquema de conceptos, valores, principios construidos sobre las bases de le educación financiera.

En el marco de un entrono conocido por todos, el del día a día , aquí dentro de nuestro país, se hace utópico, tocar el tema de las finanzas personales, dado que como podemos sugerir lo que teóricamente es lo adecuado: “ Debes ahorrar  para posteriormente invertir, entre el 10 y el 30% de tus ingresos mensuales”, esto dentro de una economía donde la Inflación y Tipo de Cambio se convirtieron en realidades forzadas para todas y cada una de las familias que día a día, viven como mes a mes o quizás día a día, sus usos, costumbres se ven cambiadas de manera forzada, por una realidad que no pueden cambiar y muchos menos combatir. Hablar de Finanzas Personales en Venezuela, se hace muy complicado y en muchas oportunidades fantasioso y/ o antipático, para todos, dado que en el momento que se lea este articulo muchos jefes de familia estén decidiendo , priorizando que cuentas y cuotas pagarán y cuáles no.

Con base en nuestra realidad, es que para este humilde servidor se hace necesario comenzar  a compartir una serie de anécdotas muy sencillas que a su vez nos permitirán conocer nuestros errores y como bajo cada escenario personal particular, podemos comenzar a mejorar  y/ o cambiar.

Todos nuestros conocimientos adquiridos – una parte en nuestras escuelas, colegios, otra a través de nuestros padres y una última a través de nuestros amigos – nos fueron dando sin lugar a dudas una forma de pensar y de actuar que son parte de lo que hoy somos.

En nuestra sociedad hay una gran carencia de un tipo de educación que, más que complementaria, considero es vital: La Educación Financiera. Una educación tan – o mas – importante que muchas de académicas cursadas (matemáticas, ciencias, lenguaje, educación ciudadana, etc., etc.) y sin la cual crecemos, con la idea de que en la época adulta será suficiente con tener conocimientos académicos para encontrar un empleo estable, recibir un ingreso con el correspondiente salario y tener nuestra deseada estabilidad financiera.

¿De verdad podemos educar a nuestros hijos?, ¿a quién queremos engañar? No tenemos más que mirar a nuestro alrededor para ver que la inmensa mayoría de la sociedad tiene problemas de dinero, más por defecto que por exceso.

Hay problemas de dinero cuando nos cuesta llegar a fin de mes, cuando tenemos problemas con el pago de la mensualidad, cuando tenemos incertidumbre respecto a cuándo llegaran nuestros pagos. Problemas por no saber dónde colocar si es que lo logramos, ese capital ahorrado, que la inflacion y las entidades bancarias, con base en comisiones disminuyen a gran velocidad; también tenemos problemas con los diversos tipos de impuestos a los que debemos hacer frente diariamente…. Y todo ello dentro de una de las peores crisis financieras de la historia a nivel global y económica a nivel local, que no hace mas que sacar a flote un problema de nuestra, nuestras sociedades: la carencia de una buena educación financiera.

Nos educan para que dediquemos aproximadamente veinte (20) años de nuestra vida. Desde muy pequeños, al estudio y al aprendizaje de diversas materias, argumentando que esta será lo necesario para defendernos en nuestra vida profesional. Sin embargo, este argumento se desmorona por si solo cuando vemos  que, actualmente, teniendo la generación de  jóvenes mejor preparada de los últimos años se da paradójicamente la mayor tasa de desempleo juvenil y unos salarios nada equiparables con la formación adquirida.

Esto es solo un síntoma de que desde muy pequeños, durante nuestra formación, no se nos enseño ni transmitió la importancia de tener educación financiera. Una educación que nos permita tener habilidades con el manejo del dinero para obtener estabilidad financiera , y no luchar por sobrevivir sino por vivir la vida que deseamos.

Con esta entrega, comenzamos una serie, en donde abordaremos  conceptos, realidades que todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos muy a pesar de nuestras creencias, si debemos manejar en nuestra cotidianidad.

*MsC en administración mención Gerencia de Finanzas (Unimet). Twitter: Jose_I_Guarino

Comentarios