La crisis económica frena la inversión extranjera en Cuba

// EFE

La crisis económica frena la inversión extranjera en Cuba



Cuba captó en el último año más de 1.700 millones de dólares en un total de 25 nuevos proyectos de inversión extranjera, informó  el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, una cifra discreta que atribuyó a la «situación compleja» de la economía del país.

Malmierca ofreció el dato, correspondiente al período desde octubre de 2018 hasta la fecha, durante la presentación de la nueva cartera de negocios para capital extranjero en la Feria Internacional de La Habana (Fihav 2019), la mayor bolsa comercial de la isla.

En el período precedente (octubre de 2017 a octubre de 2018) la cifra fue de 1.500 millones y 40 nuevos negocios, mientras en los últimos dos años la isla ha venido captando un promedio de alrededor de 2.000 millones de dólares en capital foráneo, un flujo que el Gobierno considera vital para mantener a flote la economía.

El ministro de Comercio Exterior presentó ante actuales y posibles inversores presentes en la Fihav la Cartera de Oportunidades de Cuba 2019-2020, que comprende 460 proyectos, 47 de ellos en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), el principal proyecto con el que La Habana trata de atraer inversión extranjera.

Esto sucede en un momento de palpable crisis económica en Cuba, donde desde hace más de un mes hay interrupciones en el suministro de combustible y el Gobierno ha puesto en marcha un plan de choque para impedir la fuga de divisas y recaudar moneda extranjera.

En este sentido, Malmierca reiteró que la isla ofrece seguridad a los inversores extranjeros a pesar de la delicada situación, que atribuyó al endurecimiento del embargo por parte de la actual Administración de EE.UU. bajo el mandato del presidente Donald Trump.

En el último año Trump ha aplicado diversas sanciones a Cuba, como prohibir los viajes en crucero, permitir las demandas contra terceros por las propiedades en la isla confiscadas tras la Revolución de 1959 y, más recientemente, restringir los vuelos a la isla y sus importaciones de productos que integren componentes estadounidenses.

A esto se suma la prolongada crisis en Venezuela, principal aliado político, energético y económico de Cuba, y la endémica ineficiencia de la economía planificada de la isla, cuyas empresas se encuentran lastradas por la burocracia, falta de productividad y reducidos salarios.

Empresas de 36 países tienen inversiones en Cuba, siendo las españolas las más numerosas, en diversos sectores como el turismo, los hidrocarburos, la construcción o el agroalimentario.

También se ofreció un repaso de la situación de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, que tras una reciente incorporación ya suma 50 negocios aprobados, de los cuales 26 ya operan y el resto se encuentran en proyecto, por un valor de 2.300 millones de dólares, según Ana Teresa Igarza, directora general de la ZEDM.

Estos negocios, la mayoría empresas de capital 100 % extranjero, abarcan a corporaciones de 21 países (España también es el que más suma con 9 empresas) y generan 7.476 empleos directos, según Igarza.

Iniciada el 4 de noviembre en el recinto ferial Expocuba al sureste de La Habana, la edición 37 cuenta con la participación de unos 60 países, y se extenderá hasta el viernes.

Te podría interesar también