Crisis venezolana derrumba inversión en el Caribe

// EFE

Crisis venezolana derrumba inversión en el Caribe



Los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) hacia el Caribe cayeron 20% en el primer semestre de 2018 debido a una reducción de los fondos provenientes de Petrocaribe, iniciativa venezolana que se ha visto afectada por la crisis económica de ese país, según un informe de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad).

La Untacd no detalló la cantidad de dinero que dejó de ingresar a las islas caribeñas que integran el programa venezolano.

En Latinoamérica y el Caribe los flujos cayeron en total 6% en la primera mitad del año comparado con el mismo periodo del año anterior.  «Las incertidumbres asociadas con la celebración de elecciones en algunas de las grandes economías de la región se equilibraron con un aumento de los precios de las materias primas», especifica la Unctad.

En Sudamérica la mayor caída fue para Brasil (-22%), mientras que otros países de la región obtuvieron grandes incrementos: 158% para Chile; un 43% para Perú y un 15% para Colombia. Mientras, México registró una caída del 6% y Panamá un retroceso del 13%.

A escala global la IED cayó 41% en el primer semestre de 2018 para situarse en unos 470.000 millones de dólares.

En el mismo periodo de 2017, la IED se situó en 794.000 millones de dólares. Según explica hoy la Unctad en un comunicado, la caída se debe especialmente a «repatriaciones realizadas por las sedes centrales de compañías estadounidenses de ingresos acumulados en el exterior por sus subsidiarias tras reformas fiscales en Estados Unidos».

La caída se concentró especialmente en las economías desarrolladas, donde los influjos de IED retrocedieron un 69% hasta los 135.000 millones de dólares.

Los flujos cayeron considerablemente en Europa (-93%), especialmente por las repatriaciones de ingresos estadounidenses. Fueron afectados especialmente Irlanda y Suiza, que recibieron 81.000 millones y 77.000 millones menos respectivamente.

Estados Unidos también registró una caída de las IED del 73% hasta los $46.000 millones. Los flujos de IED hacia los países en desarrollo cayeron sólo un 4% para situarse en $310.000 millones.

La participación de las economías en desarrollo en los flujos globales de IED llegó hasta el 66%, un récord.

En Asia lo flujos cayeron 4%, mientras que se quedaron estables en África. A pesar de la caída en Asia, la región se situó como la que más IED recibió en el mundo, con 47% del total de inversiones directas extranjeras de la primera mitad del año.

China fue el país que más IED recibió, 70.000 millones de dólares, seguida de Reino Unido ($66.000 millones) y Estados Unidos ($46.500 millones). Siguieron Holanda ($44.800 millones); Australia ($36.100); Singapur ($34.700); Hong Kong ($33.600); España ($29.800); Brasil ($25.500); e India ($21.600).

El declive de los flujos de IED contrasta con las tendencias en las fusiones y adquisiciones internacionales (M&As en sus siglas en inglés) y en proyectos verdes.

Las M&As se mantuvieron estables (-1%) en 371.000 millones de dólares -desde los 375.000 millones de 2017- mientras que las inversiones verdes crecieron un 42% hasta los 454.000 millones de dólares.

Te podría interesar también