La industria petrolera venezolana tiene ante sí una enorme oportunidad que se está perdiendo por una administración errática, falta de inversión y daños colaterales del desempeño político del gobierno. El contexto mundial se está prestando de nuevo para un aumento del precio del crudo, pero el país se lo pierde por el colapso de su producción.

Entre agosto de 2017 y el mismo mes de este año, Pdvsa ha dejado de producir 688.000 barriles diarios de petróleo. Mientras el valor de la cesta venezolana se ha incrementado 45% en igual lapso.

Visto de otra manera. Si Venezuela estuviera produciendo lo mismo que hace un año, estaría generando ingresos adicionales por un monto cercano a unos $1.400 millones mensuales (más de $16.000 millones al año), útiles para cubrir importaciones claves, así como para honrar los compromisos internacionales.

En el informe semanal de Aristimuño Herrera & Asociados analizamos la condición actual de Pdvsa, así como las perspectivas de inflación para el cierre del año y presentamos recomendaciones asumir los cambios tributarios dentro de las empresas.

Suscríbase al informe privado para estar al día con la dinámica económica del país y las tendencias que la mueven. Si desea conocer más acerca de este y el resto de nuestros productos y servicios de consultoría, le invitamos a consultar nuestros planes de suscripción disponibles para que pueda seleccionar el más adecuado a sus necesidades y así empezar a disfrutar de esta información privilegiada y de alto impacto para los hombres de negocios, todos los viernes.

 

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización