Guiadó no teme al diálogo pero no dejará que «la dictadura gane tiempo»

// Banca y Negocios – AFP / Foto: AFP

Guiadó no teme al diálogo pero no dejará que «la dictadura gane tiempo»


El líder opositor Juan Guaidó pidió mantener la presión para sacar del poder al mandatario socialista Nicolás Maduro, ante la merma de manifestaciones antigubernamentales, unos cinco meses después de proclamarse presidente encargado de Venezuela con apoyo de medio centenar de países.

«No se rindan. ¡Lo vamos a lograr! ¡Lo vamos a lograr! No tengan duda», clamó Guaidó, jefe del Parlamento, sobre el techo de una camioneta frente a miles de manifestantes que respondieron a su llamado a marchar en Caracas en rechazo a las «violaciones de derechos humanos» de lo que califica como una «dictadura».

La movilización, que coincidió con el día de la proclamación de independencia de Venezuela, aplaudió el último informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que denunció detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales y torturas.

«Vamos a seguir en las calles agitando a toda Venezuela», prometió Guaidó, quien se juramentó presidente interino el 23 de enero luego de que la mayoría opositora del Parlamento declarara «usurpador» a Maduro.

Las movilizaciones han decaído después de multitudinarias protestas a principios de año.

El llamado de Guaidó «da fuerza y esperanza, porque hay mucha gente que se está desilusionando (…). Hay veces que el ánimo decae, pero no voy a dejar de marchar», dijo a la AFP Rocío González, una de las manifestantes.

La marcha se dirigía a la sede la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM), donde estaba detenido un militar que murió entre denuncias de «salvajes torturas», pero fue bloqueada por un piquete policial.

Guaidó se refirió a negociaciones iniciadas con delegados de Maduro en mayo pasado en Oslo, con la mediación de Noruega, diciendo que no le tiene «miedo» a esa iniciativa.

«No tenemos miedo, siempre y cuando aproxime al cese de la usurpación, (a un) gobierno de transición y (a) elecciones libres», indicó sobre los contactos, congelados tras la muerte del arrestado capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

Durante el desfile militar de este 5 de julio para conmemorar la proclamación de la independencia de Venezuela, Maduro dijo que las negociaciones avanzaban: «Esta semana que viene va haber buenas noticias».

Las negociaciones son criticadas por un sector de la oposición, que considera que Maduro solo busca «tiempo» en medio de la crisis política y económica del país.

«¿Ustedes piensan que yo soy pendejo? ¿Creen que vamos a ir a cualquier espacio para que la dictadura gane tiempo? (…) A cada espacio que vamos es para enfrentar a la dictadura», respondió Guaidó.

«¿Hay dudas? Las hay. (…) Escuchamos y aceptamos las críticas (…), pero les pido confianza en lo que estamos haciendo», añadió.

«¡Sí se puede! ¡Sí se puede!», gritó la gente tras el discurso del político, que sostenía un cuatro sobre el techo de una camioneta. «Vamos a seguir en las calles agitando a toda Venezuela», prometió.

«Seguiré luchando como luché contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, siendo un estudiante», dijo Jorge Fermín, un hombre de 81 años que cargaba una pancarta con una foto de Acosta y un extracto del poema ‘Oh, capitán’, de Walt Whitman en homenaje a Abraham Lincoln tras su asesinato.

El acceso a la DGCIM fue bloqueado con un vehículo, conocido popularmente como «murciélago», que despliega muros de metal a manera de alas. «Pusieron un piquete (…), una muralla», protestó Guaidó.

Un pequeño grupo de manifestantes lanzó piedras y botellas contra agentes alineados detrás de la barrera. No hubo mayores incidentes.

– Ex carcelaciones a la espera –

Mientras tanto, existía la expectativa sobre las ex carcelaciones de presos anunciada por Bachelet en Ginebra, ya que no se dio ninguna señal concreta. Braulio Jatar, uno de los beneficiados, dijo que recibió información que confirmaba el fin de su detención, pero con presentación al tribunal cada 15 días y prohibición de salida, no del país, sino del estado Nueva Esparta.

Esperando su liberación, Afiuni declaró «inmensa gratitud» con Bachelet. «De concretarse (…), cesarían nueve años y siete meses de persecución y torturas», aseveró en Twitter la jueza, encarcelada desde 2009.

Te podría interesar también