Gobierno alemán estaría analizando planes para salvar a Deutsche Bank

// Agencias


Deutsche Bank y el Gobierno alemán no quieren hablar de ayudas públicas, pero la prensa germana ya anticipa que el Ejecutivo de Angela Merkel estaría preparando un plan de rescate para el gigante bancario en caso de que la entidad no pudiese obtener capital suficiente para afrontar la multa de Estados Unidos de 14.000 millones de dólares.

En este sentido, Die Zeit señala que en el caso de emergencia extrema el Estado podría hacerse con una participación directa en el banco de hasta el 25% (unos 3.800 millones de euros a precios de mercado).

Antes de esta posibilidad, el diario, a partir del borrador al que ha tenido acceso, cita una ampliación de capital o la venta de activos a otras entidades. En este último caso, el Gobierno respaldaría las transacciones y los activos de Deutsche Bank contarían con garantías estatales.

«El proyecto es alto secreto, solo media docena de funcionarios de Berlín, Frankfurt y Bruselas están en conocimiento del asunto. Se están preparando para una eventualidad que podría agitar el país y que hace tan solo unas semanas era impensable», asegura Die Zeit.

En cualquier caso, estos planes contrastan con las últimas declaraciones del presidente de la entidad, John Cryan. En una entrevista al Bild, Cryan ha descartado recibir ayuda pública. El directivo también ha negado una ampliación de capital de banco para afrontar los problemas.

Por su parte, las autoridades alemanas han negado también cualquier medida de intervención. «Esa información es falsa. El Gobierno alemán no prepara plan de salvación alguno», indicó el portavoz del ministerio de Finanzas, Martin Jäger.

Un futuro incierto

¿El rescate sería la fórmula adecuada? The Wall Street Journal enumera cuatro escenarios para el futuro de la entidad, que desde 2007 ha perdido cerca de un 90% de su valor. 

1. Una ampliación de capital, en la que el banco busque financiación en el mercado. Una opción de momento descartada por la entidad. 

2. Una fusión con Commerzbank. Algo que recientemente la prensa alemana planteó, pero que fue negada por el propio presidente de Deutsche Bank. «No es una opción», zanjaba Cryan a finales de agosto. 

3. La citada venta de activos. Precisamente hoy el gigante bancario ha vendido su filial británica de seguros Abbey Life por 1.000 millones de euros. Con todo, Deutsche Bank ha hecho esta venta a pérdidas, en concreto de 800 millones. 

4. Por último, la normativa europea dictamina que sean los acreedores y los depositantes los que se encarguen de capitalizar a las entidades financieras. Sin embargo, WSJ recuerda que hay una laguna legal que determina que si una entidad falla los test de estrés, en este caso Deutsche Bank suspendió los de Estados Unidos, el Estado podría capitalizar el banco.

Te podría interesar también