FOTOS | California, un estado próspero en llamas

// AFP

FOTOS | California, un estado próspero en llamas



California, el estado más poblado y más rico de Estados Unidos, que enfrenta actualmente enormes incendios, es con frecuencia pasto de las llamas a causa principalmente de una prolongada sequía.

Con 39 millones de habitantes, California es además el tercer estado de Estados Unidos por superficie (424.000 km2), después de Alaska y Texas.

Tradicional bastión demócrata, acoge asimismo al mayor número de inmigrantes, y los hispanos son allí más numerosos que los blancos.

Hogar mundial de la alta tecnología y de la industria cinematográfica, posee la primera economía del país, con un Producto Interior Bruto de 2,46 billones de dólares.

En 2016 California, llamado a menudo «the golden state»  (‘el estado dorado’), se vanagloria de haberse convertido en la sexta economía del mundo.

En Silicon Valley, al sur de San Francisco, se codean con gigantes como Facebook, Apple, Google, Tesla, Snapchat, AirBnB… Los Ángeles brilla en el mundo entero gracias a los estudios de Hollywood, aunque la capital del estado es Sacramento.

Muy liberal en materia de costumbres, California se muestra a la vanguardia del combate ecológico o contra las armas de fuego, por los derechos de los homosexuales, en tanto legalizó la marihuana a fines de 2016.

Rica región vinícola

Cuarto productor mundial de vinos, después de Francia, Italia y España, las vides californianas abarcan actualmente 240.000 hectáreas, el doble que en los años 1980, según el departamento estadounidense de Agricultura.

Los vinos californianos representan 85% de la producción estadounidense y más de 90% de las exportaciones de vino, según el Wine Institute.

Al norte de la bahía de San Francisco, la North Coast, una de las cinco grandes regiones vinícolas del estado, incluye la prestigiosa Napa Valley y los condados de Sonoma, considerados el valor ascendente de la vitivinicultura californiana, y de Mendocino.

Duramente golpeada por un sismo de 2014, la región de Napa Valley es hoy pasto de las llamas que arrasan también los condados vecinos de Sonoma y Mendocino.

Sequía e incendios destructivo

California ha sufrido durante más de cinco años una sequía récord, que se tradujo especialmente en incendios arrasadores.

La ola de incendios forestales más letal de los últimos quince años se remonta a octubre de 2003. En una docena de días, al menos 17 incendios han devastado más de 300.000 hectáreas y provocado la evacuación de 105.000 personas desde la frontera mexicana hasta el norte de Los Ángeles. En total 22 personas perecieron, de las cuales 16 alrededor de San Diego, mientras que 2.820 edificios han quedado destruidos.

En octubre de 2007 el sur fue afectado de nuevo por una veintena de incendios de gran amplitud que provocaron ocho muertos y que obligaron a 640.000 personas a abandonar sus hogares. Más de 210.000 hectáreas fueron reducidas a cenizas cerca de Los Ángeles y de San Diego y dejaron daños por 2.000 millones de dólares.

Durante el verano de 2015 el centro de California se vio particularmente afectado por más de veinte grandes incendios simultáneos. Al menos seis personas murieron y miles fueron evacuados. Cerca de Fresno, el «Rough fire» arrasó con cerca de 61.000 hectáreas.

Además, el célebre Parque Nacional de Yosemite también sufrió grandes incendios en 2013, sin dejar víctimas aunque destruyeron 104.000 hectáreas de secuoias gigantes.

Te podría interesar también