El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló este jueves que la situación económica en Brasil sigue siendo “desafiante” y advirtió que hay factores que apuntan a “un retraso” de la recuperación esperada para 2017.

“Brasil está saliendo de una de las recesiones más largas pero todavía encara una situación desafiante”, remarcó Gerry Rice, portavoz del Fondo en su rueda de prensa quincenal.

Rice agregó que “el producto interior bruto (PIB) brasileño continuó en contracción en el tercer trimestre de 2016, y los indicadores de actividad económica de final de año apuntan a un retraso en la recuperación, dado que el gasto privado sigue debilitado”.

Aunque en sus últimas previsiones de enero se anticipa un regreso a la senda positiva, el portavoz subrayó que “el alto desempleo y la elevada deuda del sector privado continuarán suponiendo un freno a la demanda”.

El Fondo pronosticó un crecimiento de 0,2 % en Brasil en 2017, tras las agudas contracciones de 3,8 % en 2015 y 3,5 % en 2016.

En la próxima reunión de primavera de la institución dirigida por Christine Lagarde, Rice remarcó que se darán a conocer los nuevos cálculos en los que se incluirán datos del último trimestre de 2016 e “información sobre algunos factores potencialmente positivos en 2017, especialmente la abundante cosechas”.

Las dificultades en Brasil, principal economía de Latinoamérica, han lastrado el crecimiento en la región, que en 2016 se contrajo 0,7 %.

Comentarios