ExxonMobil y Chevron crecen pero no convencen a los mercados

// EFE

ExxonMobil y Chevron crecen pero no convencen a los mercados



Las dos principales firmas petroleras de EEUU, ExxonMobil y Chevron, presentaron hoy unos resultados trimestrales impulsados por la remontada en los precios del crudo, aunque una rindió más que otra y los mercados no quedaron convencidos.

Las cifras de beneficios netos de Chevron hicieron sombra a las de ExxonMobil: la segunda petrolera obtuvo 7.047 millones de dólares en el primer semestre, un 70% más a nivel interanual, mientras que la primera ganó 8.600 millones, una cifra mayor pero que suponía un menor incremento, del 17%.

La diferencia de crecimiento entre ambas fue más notable en los beneficios del segundo trimestre de 2018, que fueron de 3.950 millones para ExxonMobil (18% más) y de 3.409 millones para Chevron, más del doble (142%) que lo que obtuvo entre marzo y junio del ejercicio previo.

El beneficio por acción para la principal petrolera en ese periodo fue de 0,92 centavos y su facturación alcanzó los 73.501 millones de dólares; por su parte, Chevron generó 1,78 dólares por acción e ingresó 42.236 millones de dólares.

Exxon, que ha decepcionado a Wall Street en cuatro de los últimos cinco trimestres, tuvo en este último un aumento de los gastos de capital y exploración del 69%, hasta 6.600 millones de dólares, correspondientes a inversiones en Brasil, la Cuenca Permian estadounidense e Indonesia.

Por sectores, la firma registró una bajada trimestral del 48 % en el refinado o «downstream» y generó 724 millones de dólares, mientras que en exploración y extracción («upstream») ganó un 156% más, 3.040 millones, en ambos casos a nivel interanual.

Su presidente y director ejecutivo, Darren Woods, valoró negativamente el impacto de las tareas de mantenimiento para respaldar la integridad de las operaciones, pero aplaudió el retorno a la «producción completa tras el terremoto en Papúa Nueva Guinea».

Según indicó el vicepresidente sénior de Exxon, Neil Chapman, al canal CNBC, muchos analistas esperaban al menos 1.000 millones más en los beneficios trimestrales, pero el mantenimiento de instalaciones en Arabia Saudí, Francia, EEUU y Canadá provocó cierta inactividad en ese periodo.

Asimismo, la interrupción de las operaciones en puntos como Papúa Nueva Guinea, donde es fuerte el gas natural licuado, contribuyó a la bajada en la producción total de petróleo y gas de la compañía (-7% interanual).

En cambio, el máximo ejecutivo de Chevron, Michael Wirth, sostuvo que sus resultados están «significativamente por encima de los de hace un año» gracias a unos «precios más altos del crudo, a las fortaleza de las operaciones y una mayor producción».

El precio del petróleo intermedio de Texas, de referencia en Estados Unidos, se ha incrementado un 3,39% en el último trimestre y un 17,56% en lo que va de año, lo que ha favorecido los negocios de ambas empresas de producción de petróleo y gas.

Chevron registró un mayor flujo de caja de las operaciones (+38%, hasta 11.900 millones), que mide la salud financiera, y le fue mal también en el sector «downstream», cuyas ganancias bajaron un 30%, hasta 838 millones.

Los resultados no cumplieron las expectativas de los analistas de Wall Street en ninguno de los dos casos y antes de la apertura de la sesión, cuando difundieron sus cuentas financieras, cayeron en las operaciones electrónicas.

Una hora antes del cierre, no obstante, los inversores premiaban a Chevron con un avance del 1,57%, favorecida por el anuncio de un plan de recompra de acciones por valor de 3.000 millones de dólares. ExxonMobil, por su parte, estaba al otro extremo de la tabla en ese grupo, cayendo un 3,33%.

Te podría interesar también