Estados Unidos domina el medallero de las pruebas de natación en piscina

// AFP

Estados Unidos domina el medallero de las pruebas de natación en piscina


Al día siguiente de un día inolvidable en el que sumó tres oros, el estadounidense Caeleb Dressel vio cómo se desvanecía su objetivo de conseguir un total de siete títulos por segunda vez consecutiva en el Mundial de natación, este domingo en Gwangju (Corea del Sur).

Para hacerlo tan bien como hace dos años en Budapest e igualar otra vez el récord de oros de 2007 de Michael Phelps, Dressel debía subir a lo más alto del podio del 4×100 m estilos con el relevo estadounidense. Pero la Gran Bretaña de Adam Peaty y de Duncan Scott, autor de un último 100 supersónico, lo impidió.

Como al final del 4×100 m estilos mixto, el explosivo nadador de Florida vio cómo el oro se convertía en plata, esta vez por 35 centésimas (3:28.10 frente a 3:28.45).

Pese a ello, Dressel sigue siendo sin duda el hombre de la semana.

El esprínter de 22 años consiguió en el espacio de siete días seis medallas de oro -cuatro de ellas en pruebas individuales-, su primer récord del mundo (en los 100 m mariposa, 49.50) y los dos mejores tiempos de la historia registrados sin tener en cuenta los resultados conseguidos con los bañadores de poliuretano, en los 50 m (21.04) y en los 100 m (46.96).

La última noche de competición en la piscina surcoreana ofreció más noticias.

Al colgarse la plata en los 50 m libres, la sueca Sarah Sjöström se convirtió en la primera nadadora en conseguir cinco medallas individuales en una sola cita mundial (luego del oro en 50 m mariposa, la plata en 100 m libres y 100 m mariposa y el bronce en 200 m libres).

Dominadora de los 400 metros estilos (4:30.39), la húngara Katinka Hosszu se convirtió a los 30 años en la primera nadadora en imponerse cinco veces en la misma prueba individual. Solo Phelps, en categoría masculina, lo logró antes, en los 200 metros mariposa.

Y la última prueba, el 4×100 metros estilos femenino, fue testigo de dos récords del mundo: el del relevo, mejorado por las estadounidenses (3:50.40 frente al anterior de 3:51.55), y el de 100 metros espalda, reducido en casi medio segundo por la joven Regan Smith, primera en romper la barrera de los 58 segundos (57.57, el anterior estaba en 58.00). A los 17 años, Smith sumó este récord al obtenido en la prueba de 200 metros espalda dos días antes.

Te podría interesar también