El bitcoin se acerca de nuevo a los 9.000 dólares por unidad, lo que probablemente suponga un respiro para muchos de los grandes ‘productores’ que viven de minar bitcoins usando potentes ordenadores que consumen grandes cantidades de electricidad. Según los economistas de Morgan Stanley, la mayor parte de estos grandes mineros pierden dinero si el precio del bitcoin cae por debajo de los 8.600 dólares.

En una nota publicada la semana pasada, los expertos del banco estadounidense destacaban que “el break-even para las mayores mining pools (grupos de mineros) es de 8.600 dólares, asumiendo que el coste de la electricidad fuese tan sólo de tres centavos de dólar el kw/hora”.

El break even (punto muerto) es el punto de equilibrio en las cuentas de una compañía. Es decir, cuando una empresa entra en break even quiere decir que ha alcanzado el umbral de rentabilidad. En ese momento, los ingresos igualan a los costos (fijos y variables) y se comienza a vislumbrar la futura llegada de beneficios.

Es complicado conseguir un bitcoin con un ordenador normal y actuando de forma individual, por lo que se usan los llamados mining pools. Esto son grupos de mineros (muchas personas y ordenadores), que uniendo fuerzas hacen más eficiente la minería del bitcoin. Aún así es importante tener un gran equipo tecnológico para lograr resultados, cuanto mejor y cuantas más tarjetas gráficas se usen mayores son las opciones de encontrar un bitcoin.

El proceso de la minería bitcoin es intensivo desde el punto de vista energético. Los mineros enchufan miles de servidores a la vez para tener la capacidad necesaria para producir criptomonedas mediante la resolución de ecuaciones matemáticas.

Los mineros de bitcoin consumirán unos 130 terawatios/hora de electricidad este año, equivalente al consumo de Argentina o el que se prevé para el parque mundial de autos eléctricos para mediados de la próxima década, según Morgan Stanley.

Los economistas de este banco creen que aunque el bitcoin se mantenga relativamente por encima de los 8.600 dólares durante el segundo semestre de este año, la minería podría no ser rentable. Los problemas matemáticos que hay que resolver para minar un nuevo bitcoin son cada vez más complejos y necesitan de más energía a medida que la oferta de bitcoin se acerca a su pico.

Las caídas del precio del bitcoin barren del mercado a los productores menos eficientes, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. A la larga, ésto suele desembocar en una reducción de los bitcoins que se minan por día.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización