Empresario admite en EEUU pago de $629.000 en sobornos a funcionarios de Pdvsa

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Empresario admite en EEUU pago de $629.000 en sobornos a funcionarios de Pdvsa



El empresario venezolano estadounidense José Manuel González Testino admitió en un tribunal de Estados Unidos haber pagado al menos $629.000 en sobornos a funcionarios de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y Citgo entre 2012 y 2013, informó el Departamento de Justicia del país norteamericano en una nota de prensa.

González controlaba varias empresas estadounidenses e internacionales que proporcionaban bienes y servicios a Pdvsa. Aseguró que entre noviembre de 2012 y al menos hasta junio de 2013, pagó junto con otra persona no identificada, $629.000 sobornos a César David Rincón Godoy, ex gerente general de Bariven, la subsidiaria de adquisiciones de Pdvsa. González también admitió que él y sus socios pagaron sobornos a Alfonso Eliezer Gravina Muñoz durante el tiempo en que este trabajaba en Pdvsa Services, otra filial de la petrolera con sede en Houston.

A cambio de los pagos, Rincón y Gravina proporcionaron a González información privilegiada sobre los procesos de adquisición de Pdvsa y tomaron medidas para dirigir los contratos de la empresa a compañías de González y otorgarle otras ventajas comerciales.

El empresario también admitió haber realizado pagos de sobornos a varios funcionarios de Pdvsa en Houston y a empleados de Citgo. Los pagos tenían por objeto recabar información interna sobre el proceso de licitación de Pdvsa, ayudar a ocultar el hecho de que González controlaba varias compañías que licitaban y recibir la prioridad de pagos de facturas pendientes.

González es la última persona en declararse culpable como parte de una investigación más grande y en curso del gobierno de los Estados Unidos sobre sobornos en Pdvsa. Incluyendo a González, el Departamento de Justicia ha anunciado cargos contra 21 personas, 16 de las cuales se declararon culpables en relación con la investigación.

Te podría interesar también