El Petro pretende ser un «ecosistema autónomo» fuera de la regulación del BCV

// Por Kevin Hernández @soykevinhernandez

El Petro pretende ser un «ecosistema autónomo» fuera de la regulación del BCV



El plan de implantación del criptoactivo gubernamental Petro busca la creación de un ecosistema autónomo fuera de la regulación del Banco Central de Venezuela (BCV), indicaron  fuentes conocedoras de la nueva estrategia monetaria.

En el desarrollo de las criptomonedas, como el Bitcoin, se hablaba de la imposibilidad de que una autoridad central pudiera determinar la producción de monedas virtuales, ni usarlas legal o de manera discrecional, como ya lo ha venido haciendo el gobierno venezolano con el Petro desde su lanzamiento a finales de 2017.

A pesar de que avance un proceso de dolarización en el país, en su momento se creía inviable la incorporación de una moneda digital al sistema monetario, que pudiera contrarrestar los embates de la hiperinflación y le hiciera frente a las sanciones del gobierno estadounidense.

La Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) se ha encargado de regir este sistema cripto-venezolano desde el 2018, lo que al parecer le ha venido restando espacios al BCV como principal regulador de la moneda de curso legal y autoridad monetaria establecida en la Constitución de la República.

Ante este panorama, expertos en criptoeconomía ven con preocupación la abstención, por parte del BCV, de ofrecer alguna declaración, providencia o documentación acerca de la adopción del Petro como parte del sistema monetario.

Mientras tanto, la Sunacrip hace constantes actualizaciones y genera nuevos mecanismos para facilitar el uso del Petro; así como brindar alternativas o soluciones a los venezolanos. Ejemplo de ello es la «puesta en marcha» de una tarjeta de debito para facilitar transacciones con el token digital a quienes presenten dificultades con el sistema BioPago.

Además, recientemente se anunció que cada casa de intercambio, autorizada por la Sunacrip, comenzará a ofrecer diversos productos financieros para darle mayor movilidad al crioptoactivo venezolano.

Aunado a esto, fuentes conocedoras revelaron que el petro ya puede ser adquirido en taquillas ubicadas en las oficinas del Banco de Venezuela, al precio reportado por el BCV. Del mismo modo, entre las principales vías para utilizar el Petro, se cuenta que estas unidades pueden ser canjeadas a través de las casas de cambio a precio del mercado secundario.

La Sunacrip, en su práctica de «ensayo y error» por establecer el funcionamiento y usabilidad del sancionado Petro, pasó de ser un institución de carácter técnico para convertirse en un órgano de política monetaria, según expresan analistas económicos.

– Quo vadis, Petro –

En este sentido, José Ángel Álvarez, presidente de la Asociación Nacional de Criptomonedas (Asonacrip), compartió con Banca y Negocios su posición respecto a este tema.

A su juicio, el petro pretende ser una moneda digital estable o «stablecoin», diseñada para minimizar la volatilidad del precio de criptomonedas como el Bitcoin e incrementar su confianza en el mercado secundario.

«Es una utopía  que nos transformemos en una criptonación, pero todavía hay mucho trabajo por hacer», indicó.

Álvarez indicó que no hay suficiente emisión de Petros en el mercado, por lo que el gobierno ha tomado la decisión de poner a la disposición la venta y liquidación de 4,5 millones de barriles de petróleo para soportar una mayor oferta. En este sentido, el analista advierte que si no hay suficientes demandantes de petros, el precio se podría venir abajo.

«La demanda la conformarán personas en el país, pero también clientes de empresas del estado, comenzando por Pdvsa, que no operan en Venezuela, pero que van a necesitar pagar, por ejemplo el petróleo, con Petros», precisó.

Álvarez precisó que como el gobierno necesita urgentemente financiamiento para sus operaciones internacionales y gasto público, es factible que esté emitiendo el Petro como una forma para lograr levantar fondos, tratando de evadir las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos.

Si este es el objetivo, «el Petro será otro instrumento que solo representará más deuda que los venezolanos tendremos que soportar».

Álvarez explicó que el sistema de criptoactivos se encuentra en una fase de expansión hacia el mercado secundario, por lo que se hace necesario brindarle más soporte tecnológico.

Ya se dio la orden de que el sistema Patria se convierta en un exchange donde las personas pondrán su orden de compra y de venta. Esto implicaría establecer un cierto control sobre el flujo de dólares que llegan a la economía por tasas, servicios y comercio exterior.

«A escala local e internacional las criptomonedas están tomando mayor fuerza porque representan una solución para millones de personas y Venezuela se está transformando en pionero en todo este desarrollo tecnológico, un poco de manera forzada por la coyuntura que estamos viviendo», precisó.

La Asonacrip, como institución, busca promover la aceptación de las criptomonedas como un instrumento de ahorro y de libre convertibilidad.

Te podría interesar también