El legado empresarial de Kobe Bryant supera los $1.900 millones

// Banca y Negocios @bancaynegocios

El legado empresarial de Kobe Bryant supera los $1.900 millones



Kobe Bryant, fallecido este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero, fue el más digno sucesor de Michael Jordan que ha existido desde su aparición en la NBA en 1996 con 18 años y sin pasar por la universidad, para jugar en Los Angeles Lakers, su equipo durante sus 20 años en la liga.

Su trágica muerte ha conmocionado al mundo deportivo. Con él desaparece un personaje que trascendió el baloncesto (aunque sus dos oros olímpicos y cinco anillos le convirtieron en leyenda de la NBA) y que deja un gran legado empresarial.

La figura de Kobe va estrechamente ligada a la de Bryant Stibel, la empresa que creó en 2013 (holding que aún se encuentra activo) con el fin de «proporcionar estrategia, capital y soporte operativo a las empresas con un enfoque en tecnología, medios y datos». Este conglomerado acumula decenas de inversiones que se sitúan en torno a los 1.800 millones de euros o lo que es igual, cerca de 2.000 millones de dólares.

Las alianzas de Bryant, que ya hizo historia al retirarse por ser el jugador con mayores ganancias de la NBA, más de 300 millones de dólares, en estos sectores le han generado jugosos beneficios. La prensa estadounidense cuantifica en una decena las operaciones que le han reportado plusvalías después de vender participaciones.

La más famosa fue su inversión en BodyArmor, una bebida energética que compite con Gatorade y que pasó de cinco millones de dólares a unos 200, momento en el que Coca-Cola compró la mayoría de sus acciones. Tras ella, las inversiones en firmas conocidas como Alibaba, Dell o The Players Tribune (un espacio para publicaciones de deportistas, referente del que desarrolló Gerard Piqué en España) le dieron beneficios al deportista estadounidense.

A pesar de ello, la parte más importante de su gestión es la que se articula a través de Permira, un fondo de inversión con el que ha colocado una bolsa de más de 1.600 millones de dólares para buscar «empresas en crecimiento donde una inversión estratégica, junto con el soporte operativo, pueda generar resultados extendidos».

La figura de Bryant fue clave para Nike, que pudo meterse en el mercado chino y le pagaba cerca de 16,5 millones de dólares anuales por el patrocinio de sus zapatillas. Aunque la vena emprendedora de Bryant centró su actividad durante los últimos años de su vida, nunca dejó de rentabilizar su imagen después de dos décadas de estrellato en el baloncesto. En ese sentido, su matrimonio con Nike, a la que llegó en 2003, ha sido lucrativo… para las dos partes.

De la mano de Kobe, la marca de Oregón logró infiltrarse en un mercado chino que actualmente le reporta unos 5.500 millones de euros, equivalentes a $6.000 millones anuales de facturación, según los resultados publicados por la compañía. Célebre en el país asiático, Bryant acudió allí durante una década con el objetivo de hacer tours comerciales en verano y, de forma periódica, realizó diferentes acciones publicitarias que fueron desde el lanzamiento de modelos específicos de zapatillas hasta incluso la producción de contenidos audiovisuales.

La contrapartida para Bryant no fue baladí. Al margen de su contrato de patrocinio (del cual existen pocos datos y comenzó siendo de unos 11,02 millones de dólares anuales allá por 2003) De acuerdo con los datos de Forbes, la compañía del ‘swoosh’ le pagaba cerca de 16 millones de dólares anuales solo por el patrocinio de sus snookers, uno de los más caros de la categoría.

Los premios para Kobe Bryant traspasaron el mundo del deporte. En 2018 logró el Óscar al mejor cortometraje animado por ‘Dear Basketball’, escrito, narrado y protagonizado por el propio jugador dos años después de su retirada. En la cinta cuenta como un niño que jugaba de pequeño a encestar sus calcetines acaba ganando la NBA y la historia de esfuerzo, dedicación y amor por el baloncesto que le lleva a conseguirlo. Toda un ejemplo de una vida que acabó trágicamente.

Con información de El Economista.es

Te podría interesar también