El eje social del Plan País

Claudio Viloria

El eje social del Plan País

El pasado jueves 31 de enero el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, acudió al auditorio naranja de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), para exponer el prospecto llamado Plan País.

Su elaboración estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario integrado por el economista José Guerra, el diputado Juan Andrés Mejías, entre otros colaboradores académicos y expertos como José Toro Hardy. Desde hace ya varios años para nadie es un secreto los embates que sufre la economía nacional, la cual requiere de un gran giro para poder estabilizar algunos indicadores económicos, y políticas macroeconómicas para que la economía se pueda encausar.

Las perspectivas de los ponentes se centraron fundamentalmente en el eje social, además de los ejes petroleros y económico, que incluyen la diversificación de la economía nacional.

Venezuela ha sido una país dependiente de la renta petrolera y esto le ha permitido con mucha facilidad ofrecer diversidad de planes sociales a los ciudadanos, y que en los últimos años ha tomado gran importancia. Omar Zambrano fue el encargado de presentar el eje social, en compañía de los diputados Miguel Pizarro y Manuela. Concluyeron que las ayudas sociales no se pueden eliminar y plantearon una tarjeta de ayuda económica en dinero, para que el 48% de la población pueda acceder a la compra de alimentos de primera necesidad, lo que resulta legítimamente lógico y aceptable.

Hoy día un gran número de ciudadanos recibe beneficios por las distintas misiones, beneficio que se ve limitado por  efecto de la inflación y la escasez de alimentos. Eliminarlo sería un gran revés político que debilitaría a cualquier gobierno entrante.

Mucho se ha hablado de la plena libertad económica, pero resulta interesante recordar que solo en una economía con pleno empleo, sueldos competitivos y mercados robustamente abastecidos se puede lograr tal objetivo; de lo contrario, las ayudas sociales seguirán jugando un rol protagónico en la sociedad.

Para lograr la recuperación integral del Estado plantean el restablecimiento de los programas de alimentación escolar. Este programa no resulta nada innovador, pues durante años se ha aplicado en las distintas escuelas a nivel nacional, pero de la existencia al ejecútese solo hay un paso.

Lo relevante es que durante años este programa se ha visto afectado tanto por aspectos internos como externos. La falta de contraloría en los recursos asignados, en los insumos suministrados y su cadena de distribución son aspectos que lo han vuelto disfuncional.

En el Plan País se plantea aplicar un proceso de transformación de esta estrategia donde estudiantes, docentes, y padres se puedan ver satisfecho, no dejando de lado que en los últimos años los niveles de desnutrición infantil en Venezuela han superados cifras de años anteriores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 15,5% de los niños evaluados presentaban síntomas de emaciación (comparado con el 11,1% en el trimestre anterior), y un 20% adicional de niños estaba en riesgo de desnutrición.

De manera que la activación del aparato productivo será determinante durante este proceso, lo cual requerirá la diversificación de la economía en aras de mejorarla sustancialmente.

Según el Banco Mundial, “el desarrollo agrícola constituye uno de los instrumentos más eficaces para poner fin a la pobreza extrema, impulsar la prosperidad compartida”. Este sector requiere de grandes esfuerzos e inversiones para poder generar cambios en la estructura productiva nacional, y a su vez sirva como cadena de suministro para los distintos programas sociales que se emprendan a posteriori.

El objetivo del plan que se presentó es recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la población, lo cual abarcaría varios ejes como se mencionó anteriormente. No será una tarea nada fácil y requerirá de grandes esfuerzos técnicos y financieros, por lo cual el rol de las ayudas humanitarias o las inversiones que se pueden captar luego de un cambio de modelo político van a ser imperante para poder sostener la tesis planteada el pasado 31 de enero.

* Claudio Viloria es Master en Finanzas

Te podría interesar también