¿Cómo entender el capital de trabajo?

// José Ricardo Romero, Contador Público @joseromero_ve


¿Debes esperar la aprobación de financiamiento bancario para hacer frente a obligaciones ya vencidas? ¿No pagas a tiempo tus compromisos? Si tu respuesta es positiva pudieras estar presentando un problema con el capital de trabajo.

La continuidad y viabilidad de una empresa depende en gran medida de su capacidad para hacer frente a las necesidades operativas diarias y a las obligaciones de pago, es decir, ser solvente. Como gerente o emprendedor te traerá beneficios entender en qué consiste el capital de trabajo y cómo administrarlo en beneficio de la situación financiera a corto plazo.

Uno de los recursos más escasos que tienen las empresas es el efectivo, la capacidad de generación de flujo de caja y su administración eficiente incide en la marcha normal de las operaciones, más aún en tiempos de alta inflación, condiciones rígidas para obtención de crédito, regulación de precios, así como relaciones con proveedores que exigen celeridad en el pago de sus facturas.

El capital de trabajo está constituido por los recursos disponibles en el corto plazo para que una empresa funcione, (distribuidos en por ejemplo, cuentas bancarias, cuentas por cobrar, inventarios) teniendo éstos la capacidad de convertirse en el efectivo necesario para satisfacer las necesidades diarias y mantener la empresa operando y solvente.

Existe un elemento derivado del capital de trabajo, conocido como fondo de maniobra o capital de trabajo neto que permite a la empresa funcionar con autonomía en el corto plazo, su existencia dependerá de cómo el activo circulante se encuentra financiado, es decir, el origen de los recursos y sus tiempos de exigibilidad.

Por ejemplo, un activo circulante financiado sólo por pasivos a corto plazo hace que en el momento de cumplir con los compromisos se origine por ende un consumo de los mismos recursos circulantes. Caso contrario, si obtienes recursos para operar de fuentes que se hacen exigibles en el largo plazo, tendrás un fondo de maniobra, ya que, se crea un exceso en las cuentas de activo sobre pasivos circulantes.

Entender cuál sería el capital de trabajo neto adecuado, empieza por alertar que éste no es un monto fijo para cualquier empresa, ni para una misma en diferentes momentos. Sino que, depende más bien de la cantidad y composición del activo circulante y su capacidad de convertirse en efectivo, en relación al vencimiento de las obligaciones, éstos como factores que determinan la necesidad y disponibilidad del efectivo. Es decir, tener medios de pago cuando se requiera.

A diferencia de lo que es una práctica común en las pymes, manejar una empresa y sus finanzas no se resume en sólo comprar y vender mercancías o servicios, sino también en administrar recursos financieros. Hacerlo de forma incorrecta origina problemas que pueden terminar con el cierre de la empresa. Estar consciente de la importancia de conceptos como el capital de trabajo y fondo de maniobra puede ahorrarte problemas financieros, endeudamientos innecesarios y proporcionarte una mejor situación a corto plazo.

Te podría interesar también