Bayer compra Monsanto por 66.000 millones de dólares

// Banca y Negocios @bancaynegocios


La compañía alemana Bayer ha confirmado la compra del fabricante estadounidense de transgénicos Monsanto por 66.000 millones de dólares, tras aumentar su oferta hasta 128 dólares por acción en metálico desde los 127,5 dólares anteriores.

El consejo de administración de Monsanto, así como la junta directiva y el consejo de supervisión de Bayer han aprobado la operación, añadió la firma alemana en un comunicado.

Este acuerdo llega cuatro meses después de que el presidente ejecutivo de Bayer, Werner Baumann, anunciase públicamente una oferta inicial de 122 dólares por cada acción de Monsanto. Sin embargo, el consejo de administración de la estadounidense la rechazó de forma unánime al considerarla «financieramente inadecuada» e «insuficiente para garantizar un acuerdo seguro».

Posteriormente esta oferta fue revisada al alza. La alemana ofrecía a mediados de junio unos 125 dólares por título, pero tampoco prosperó a pesar de que Monsanto confirmaba su predisposición a negociar un futuro acuerdo.

La insistencia de Bayer no quedaba ahí. A principios de la semana pasada, la firma germana decidía elevar la oferta hasta los 127,5 dólares y esta ha sido la última cifra oficial de la que se ha tenido conocimiento. 

Así las cosas, Bayer parece tener casi todo atado. Para afrontar la adquisición, el gigante alemán habría previsto por un lado una ampliación de capital por un 25% del volumen total de la operación y financiar el resto mediante un crédito bancario.

Consolidación en el sector

La industria agroquímica vive momentos convulsos por la caída de precios de las materias primas, liderada pro el petróleo pero que también está afectando a otros sectores. Y en momentos convulsos siempre llegan operaciones corporativas.

De hecho, la unión Bayer-Monsanto no sería la primera del sector químico, que ya ha visto como los gigantes DuPont y Dow Chemical acordaron su fusión y la china ChemChina se hizo con la suiza Syngenta, empresa que antes había tratado de comprar la propia Monsanto. Además, otro gigante químico alemán, BASF, también se interesó por Monsanto.

El cierre de una operación de la envergadura de la de Bayer y Monsanto todavía tendrá que pasar por el visto bueno de los reguladores. De hecho, uno de los puntos de negociación es la indemnización que tendría que pagar la alemana en caso de que las autoridades tumbaran la operación.

El peligro es real, como muestra la investigación que ha iniciado la Unión Europea del acuerdo DuPont-Dow, abierta este mismo mes de agosto, en lo que promete ser una larga travesía para obtener la aprobación europea, a pesar del proyecto de dividir la empresa resultante en tres divisiones diferentes.

Precisamente, la Comisión Europea dudaba de los efectos sobre la competencia en el mercado de semillas, protección de cultivos y otros productos petroquímicos de una fusión entre las dos estadounidenses. Una competencia que también se vería reducida con la operación entre Bayer y Monsanto.

Sin embargo, EEUU aprobó la operación de compra de Syngenta por parte de ChemChina, valorada en 43.000 millones de dólares, la mayor compra de la historia corporativa china fuera de sus fronteras.

Te podría interesar también