El Banco Santander presentó hoy Connect, un nuevo modelo de banca remota, personalizada y enteramente digital para sus clientes, informó hoy el grupo financiero de origen español.

Esta “innovación se lanza en México como primer país en el grupo y que no tiene precedente a nivel nacional”, detalló la entidad bancaria en un boletín.

Connect es una solución a través de la cual los clientes pueden realizar operaciones bancarias conectándose en videollamada con un gerente, para hacer las mismas actividades que en una sucursal, pero de forma remota.

“Y todo de manera digital, con un entorno seguro. Incluso es posible hacer retiro de dinero en efectivo, que le será enviado al cliente a su domicilio”, detalló el texto.

Este es el primer servicio integral de banca remota en México, y es también el primer país del grupo en integrar el modelo Connect, que está dirigido en esta primera etapa a los clientes Select.

“Connect combina el servicio más avanzado de banca digital en el país en el cual destaca la telepresencia, con el trato humano; ya que a cada cliente se le asigna un gerente específico que le dará un trato personalizado, pero de manera remota y con horario que supera al de las sucursales”, explicó Banco Santander.

El cliente controlará sus operaciones desde su computadora o equipo móvil y, entre sus ventajas, la filial mexicana del Santander destacó una “interacción privada y exclusiva”.

Además de un registro de todas las actividades que se realizan, la seguridad del servicio e incluso una entrega de dinero y documentos a domicilio, de manera “segura y discreta”.

“Este nuevo canal complementa las opciones de atención que tiene el cliente, quien puede recurrir de manera alternativa tanto a este nuevo modelo como al tradicional”, explicó la entidad financiera.

Santander cuenta en México con poco más de 450.000 clientes Select, que buscará atender con este nuevo esquema.

La puesta en marcha de este servicio coincide con la presentación hoy del Banco Sabadell de su proyecto de banca personal 100 % digital en México.

Tras una inversión de 450 millones de pesos (unos 23,6 millones de dólares), la entidad española ofrecerá desde enero de 2018 este nuevo servicio en el que las operaciones se llevarán a cabo por teléfono inteligente.

Comentarios