Aseguran que EEUU podría sumarse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras

// EFE


Estados Unidos podría cambiar de opinión y sumarse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) liderado por China cuando Donald Trump asuma la presidencia, aseguró este lunes el presidente de la entidad, Jin Liqun.

A su entender, algunos consejeros de Trump pensaban que EE.UU. se había equivocado al rechazar formar parte de esta nueva institución, publica hoy el Diario del Pueblo.

«He escuchado que algún alto cargo del presidente Barack Obama habló bien del BAII y, después de que Trump ganara, me han comentado que muchos en su equipo piensan que Obama se equivocó al no formar parte del BAII, sobre todo después de que Canadá se sumara, lo que supuso una gran aprobación del banco», señaló Jin.

«Así que no podemos descartar el apoyo del nuevo Gobierno en Estados Unidos o su interés por formar parte del mismo», añadió.

Sus comentarios se producen poco después de que un asesor de Trump, James Woolsey, tachara de «error» el rechazo del mandatario estadounidense saliente, Barack Obama, al BAII.

«En Washington hoy se reconoce ampliamente que la oposición de la Administración Obama a la formación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras fue un error estratégico y espero que la respuesta de la próxima administración a la iniciativa de la Franja y la Ruta sea mucho más cálida», señaló Woolsey en un artículo de opinión en el diario hongkonés South China Morning Post.

La Nueva Ruta de la Seda, también conocida como «Una Franja, una Ruta», es un programa de inversiones lanzado en 2013 por el presidente chino, Xi Jinping, para mejorar las conexiones en Asia, pero también en países de África y Europa, y algunos expertos la equiparan con el «Plan Marshall».

El BAII, un banco multilateral que cuenta con más de medio centenar de países como accionistas y las ausencias destacadas de EE.UU. y Japón, forma parte de esa estrategia, a la que proporciona apoyo financiero.

A pesar de las declaraciones del asesor de Trump y del presidente del BAII, la política exterior que seguirá el nuevo ocupante de la Casa Blanca aún no está clara.

Después de que en campaña se mostrara muy duro con China, acusando al país de robar empleos estadounidenses y de manipular su divisa, Trump mantuvo hoy su primera conversación telefónica con su homólogo chino, Xi Jinping, y confirmó al mandatario su voluntad de trabajar para fortalecer la cooperación bilateral.

«Los hechos prueban que la cooperación es la única opción correcta para China y Estados Unidos», consideró por su parte Xi.

Te podría interesar también