Arabia Saudí y su disposición a actuar en el momento «crítico» que atraviesa el petróleo

// Bloomberg


Arabia Saudí, el mayor productor de la OPEP, ofreció reducir su producción de petróleo a los niveles de enero, según el ministro de Energía de Argelia, Noureddine Boutarfa, mientras los miembros del grupo buscan formas de estabilizar los precios del crudo en las conversaciones de esta semana en Argel.

El mercado del petróleo está en un estado «mucho más crítico» que cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo se reunió por última vez hace tres meses, y sus miembros deben buscar la manera de apuntalar el precio del crudo, posiblemente mediante la congelación o el recorte de producción, dijo Boutarfa el domingo en una entrevista. Aparte de la saudí, los productores han hecho otras ofertas, dijo más tarde en rueda de prensa, sin dar más detalles. Los ministros de la OPEP planean mantener nuevas conversaciones en la capital de Argelia el 28 de septiembre.

«Arabia Saudí está dispuesta a congelar la producción a niveles de enero», dijo Boutarfa, que calificó a la oferta de «un paso interesante.» Arabia Saudí bombeó una cifra récord de 10.69 millones de barriles por día en agosto, frente a 10.2 millones en enero, según datos recogidos por Bloomberg . Argelia quiere que el grupo reduzca su producción conjunta en 1 millón de barriles por día, dijo Boutarfa.

Los precios del crudo, que han disminuido más de la mitad de su nivel de 2014 en medio de una sobrecarga de la oferta mundial, se recuperaron el mes pasado por la especulación de que la OPEP y Rusia pudieran revivir un pacto para limitar la producción. Los precios dse han vuelto a enfriar desde entonces, y la referencia de los futuros del barril sw crudo Brent cayó un 3.7 por ciento el viernes, a 45.89 dólares. Un precio razonable para Argelia sería un rango de 50 a 60 dólares por barril, dijo Boutarfa.

Excedente mundial

El exceso de producción de más de 800,000 barriles por día está inundando el mercado mundial de este mes en comparación con agosto, mientras Rusia bombea a niveles históricos y Libia y Nigeria restablecen los suministros interrumpidos por diversos conflictos internos, de acuerdo con declaraciones de sus funcionarios del ministerio en esas naciones. El excedente va a durar más tiempo de lo pensado, quizá hasta finales de 2017, como consecuencia del freno del crecimiento mundial y la persistencia de los niveles de demanda, dijo la Agencia Internacional de la Energía. La caída del crudo ha puesto presión financiera sobre los miembros de la OPEP, de Arabia Saudí a Gabón.

Aunque Arabia Saudí señaló la semana pasada que la reunión de Argel será consultiva y que es poco probable llegar a una decisión firme, los comentarios de Boutarfa sugieren que los principales miembros de la OPEP pueden estar dispuestos a trabajar hacia los primeros recortes de producción desde que el grupo permitiera que sus miembros producieran libremente a finales de 2014, lo que provocó que los precios se desplomaran. La OPEP se reunirá de nuevo en Viena en noviembre.

«Situación crítica»

«La situación desde la última reunión de junio ha empeorado, la situación es mucho más crítica», dijo Boutarfa, que ha estado involucrado en conversaciones con Arabia Saudí y otros miembros en los días previos a la reunión. «Por eso es importante ver qué medidas se pueden adoptar en el corto plazo y hasta a muy corto plazo para encontrar una solución a esta situación, que no está ayudando a ningún país de la OPEP».

Arabia Saudí e Irán, cuya rivalidad bloqueó un acuerdo con otros países importantes en abril, no llegaron a un acuerdo después de dos días de conversaciones preparatorias en Viena, que incluyeron una oferta de Arabia para bombear menos crudo si Irán congelaba la producción en los niveles actuales, de acuerdo con dos personas cercanas a las negociaciones. Arabia Saudí no prevé ninguna decisión formal sobre la oferta en Argel, dijo un delegado familiarizado con su política.

La principal diferencia entre las conversaciones de Argel y el fallido intento de los productores para ponerse de acuerdo sobre un congelamiento en abril en Doha es que Irán estará presente para las discusiones de esta semana, dijo Boutarfa. Irán está más preocupado por mantener su cuota de mercado que con los niveles de producción reales, dijo.

Las conversaciones de la OPEP en Argel serán informales, pero se puede convertir en una reunión extraordinaria, lo que podría dar lugar a una decisión del grupo, dijo Boutarfa.

Te podría interesar también