Conozca 8 empresarios empezaron sus negocios con menos de $15.000 y ahora ganan millones

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Conozca 8 empresarios empezaron sus negocios con menos de $15.000 y ahora ganan millones


Si alguna vez has soñado con ser propietario de tu empresa pero crees que no puedes permitirte serlo, no te des por vencido. Algunos de los empresarios más exitosos del mundo comenzaron con muy poca financiación inicial — en algunos casos con $15.000 o menos — y transformaron sus pequeños costos iniciales en empresas que hoy ingrensan millones de dólares.

El sitio web GOBankingRates, descubrió cómo ser un empresario y ganar un millón de dólares siendo miembros de una revolución de pequeñas empresas.

Si estás buscando dar un el salto al mundo de los negocios, conozca a 8 empresarios que comenzaron sus negocios con +/- $15.000 y sus valiosos consejos para lograr el éxito:

Kamil Faizi
Compañía: Challenge Coins 4 U
Sede principal: Cheyenne, Wyoming, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “Tómate el tiempo para conocer a tus clientes.”

Kamil Faizi comenzó su empresa de comercio electrónico, Challenge Coins 4 U, que crea medallones militares personalizados por encargo, con un préstamo comercial por $10.000. Este fue el préstamo máximo para el cual calificó basado en su crédito.

“Puse en marcha el negocio en 2014, pero no comencé a obtener ganancias hasta 2016 después de muchas pruebas y errores. Crecer en una tienda de comercio electrónico es algo difícil de hacer, especialmente cuando haces artículos personalizados a pedido”, dijo Kamil.

“La compañía ha crecido de boca en boca, así como asistiendo a ferias comerciales, networking y llamadas a nuestros potenciales clientes, y los recuerdo a cada uno. Cuando conoces a tus clientes por su nombre y sabes su cumpleaños cada año, no importa lo que estés vendiendo, la gente lo recuerda”.

Faizi ha incrementado su compañía para generar $1,12 millones (€1 millón) en ingresos y cree que el servicio al cliente ha sido una gran parte de su éxito.

 

William Hewlett y David Packard
Compañía: Hewlett-Packard
Sede principal: Palo Alto, California, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “Trata bien a tus empleados.”

Los empresarios William Hewlett y David Packard comenzaron lo que se convertiría en el gigante del software Hewlett-Packard. Todo empezó en 1938, en un garaje alquilado con $538  de capital inicial en efectivo y una prensa de taladro usada. A partir de 2018, la compañía tiene un valor comercial de $21.9 mil millones, con $88 mil millones en ventas, según Forbes.

Hewlett-Packard fue una de las primeras compañías en ofrecer a los empleados beneficios médicos y horarios flexibles, y su trato benevolente para los empleados se dio a conocer en todo Silicon Valley como “The HP Way”.
“Lo que más me enorgullece es el hecho de que realmente creamos una manera de trabajar con los empleados, permitiéndoles compartir las ganancias y aun así mantener el control de ellas”, dijo Hewlett.

 

H. Adam Holt
Compañía: Asset-Map
Sede principal: Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “Lanza un negocio que resuelva un problema.”

Con su propio dinero, H. Adam Holt fundó Asset-Map, una herramienta tecnológica de asesoría financiera que utiliza la visualización para mostrar el inventario financiero completo de un cliente.

“Fundé Asset-Map en 2008 para crear una herramienta para mi propia práctica”, dijo Holt. “Me tomó cuatro años ganar dinero porque no lo lancé públicamente hasta 2012. Fue después de mostrar Asset-Map a otros asesores financieros cuando me di cuenta de que muchos de mis compañeros tenían los mismos problemas”.

“Asset-Map ha logrado el éxito porque tuvimos una experiencia viral”.

Actualmente es compatible con más de 3.500 asesores y está cerca de alcanzar los $5 millones en ingresos. Esperan llegar a $10 millones  en los próximos tres años.

 

John Paul DeJoria
Compañía: John Paul Mitchell Systems
Sede principal: Beverly Hills, California, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “No tengas miedo al rechazo.”

Con solo $700 John Paul DeJoria y su socio comercial, Paul Mitchell, fundaron John Paul Mitchell Systems, una de las compañías de cuidado del cabello más rentables del mundo.

La compañía ahora tiene un flujo de ingresos anuales de $1 mil millones y sus productos para el cabello se vendían en más de 150.000 salones en todo el mundo, según Forbes.

“Los nuevos empresarios tienen que estar preparado en la vida para muchos rechazos”, dijo DeJoria a NBC News. “Debes ser tan entusiasta en la puerta 51 como lo fuiste en la puerta 50, incluso si todas las 50 de esas puertas se cierran en tu cara. Pero para lograr el éxito, necesitan estar preparados para los grandes rechazos, ¡no dejarás que eso te desanime!”

 

Franz Jordan
Compañía: Sellics
Sede principal: Berlín, Alemania

Su consejo para el éxito: “Crea un Producto Mínimo Viable.”

Sellics, es un una compañía que funciona de Software como un Servicio, abreviadamente ScuS​ (en inglés: Software as a Service, SaaS), que empodera a los vendedores en Amazon.

Comenzó con un préstamo de €2.000. Pero a diferencia de muchas otras empresas de bootstrap, Sellics no tardó mucho en obtener una ganancia.

“Nuestros primeros ingresos de varios miles de euros llegaron solo cuatro semanas después de que obtuvimos el préstamo”, dijo el cofundador de Sellics, Franz Jordan. “Hicimos nuestro primer millón, 18 meses después”.

“Estábamos entrando en un mercado en crecimiento en el momento adecuado, con las personas adecuadas”, dijo Jordan sobre cómo su compañía llegó a lograr el éxito tan rápidamente. “Creíamos en nuestra idea, así que “nunca te rindas” fue nuestro credo. Además de la capacidad de recuperación, mi consejo es que construyas un producto mínimo viable pequeño que produzca una buena ganancia rápidamente”.

Según Startup Lessons Learned, “el producto mínimo viable es la versión de un nuevo producto que permite a un equipo recopilar la cantidad máxima de información validada sobre clientes con el menor esfuerzo”.

 

Nate Martin
Compañía: Puzzle Break
Sede principal: Seattle, Washington, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “Comienza algo divertido.”

Como otros empresarios, Nate Martin comenzó la compañía de sala de escape Puzzle Break en 2013 con $7.000 de su propio dinero.

“Pegamos la lotería”, dijo Nate. “Cuando abrimos nuestras puertas, las salas de escape eran completamente desconocidas. Puzzle Break despegó como un reguero de pólvora. Nuestro modelo de negocio fue arrasador y recuperamos mi inversión inicial casi al instante. Hoy en día, somos una empresa de siete cifras que opera en todo el mundo”.

Puzzle Break se ha expandido desde su ubicación original en Seattle para abrir salas de escape en Nueva York, Massachusetts y en los barcos de Royal Caribbean.

“La gente tiene hambre de diversión y nuevas experiencias”, dijo Martin. “Hay muchas lecciones que pueden extraerse del camino de Puzzle Break, pero quizás la principal de ellas es: A la gente le gusta divertirse y no les importa pagar por ello”.

 

Michael O’Donnell
Compañía: Cave Tools
Sede principal: Newtown, Pensilvania, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “No tires la toalla demasiado temprano.”

Michael O’Donnell comenzó su compañía de herramientas y accesorios para barbacoa, Cave Tools, en 2013 cuando tenía 23 años y todavía vivía en casa con sus padres. El joven empresario gastó $4.000 para cubrir los costos de su primer producto y otros costos de inicio.

“El dinero inicial fue prácticamente todo el ahorro que tenía en ese momento”, dijo Michael. “El primer verano vendimos a través de todo nuestro inventario y obtuvimos una ganancia muy pequeña”.

“Lo hicimos lo suficientemente bien como para probar el concepto, pero mi único producto fue un cepillo para asar y la demanda se redujo significativamente en invierno, por lo que Cave Tools siguió siendo un negocio secundario durante el próximo año completo. En 2014, lanzamos dos productos más y comenzamos a convertirlo en un negocio real y a ganar dinero”.

Cave Tools entró a la lista de Inc. 5000 en 2018, con $2,5 millones en ingresos para 2017 y un crecimiento de 1.120% en tres años.

“Creo que la mayoría de las personas fracasan porque renuncian demasiado pronto cuándo comienzan a enfrentar obstáculos”, dijo O’Donnell.

“Cave Tools fue un pequeño negocio paralelo durante más de un año y medio antes de que empezáramos a ganar dinero real. Los empresarios enfrentan obstáculos difíciles en cada paso del camino, por lo que si realmente crees en lo que está haciendo, entonces debes acostumbrarte a persistir en los malos tiempos”.

“Si tratas las oportunidades de aprendizaje en el camino como una recompensa, en lugar del dinero que estás ganando, entonces siempre estarás listo para enfrentar el siguiente obstáculo que se te presente”.

 

Kevin Plank
Compañía: Under Armour
Sede principal: Baltimore, Maryland, Estados Unidos

Su consejo para el éxito: “No devalúes tu propio producto.”

Kevin Plank puso en riesgo sus ahorros de toda la vida, alrededor de $15.000 (€13.388), cuando inició la marca de ropa deportiva Under Armour. Aunque inicialmente acumuló $40.000 en deudas de su tarjeta de crédito y en un momento se fue a la bancarrota, fue capaz de darle un giro a la compañía después de hacer una venta tras otra.

Como la mayoría de los empresarios perseverantes, la compañía ha escalado enormemente desde que comenzó en 1996 y ahora ingresa $5,5 mil millones en ventas anuales.

Cuando su compañía comenzó a trabajar, Plank envió muestras de sus productos para que los usaran en la película ‘Any Given Sunday’. Aunque Oliver Stone y el reparto estaban interesados ​​en usar su ropa, asumieron que Plank enviaría los productos de forma gratuita, pero él no lo hizo así.

“Es un hecho poco conocido, pero con Oliver Stone y ‘Any Given Sunday’, y por toda la publicidad que obtuvimos de Cameron Díaz, hasta el jockstrap de Jamie Foxx con el logo de Under Armour en el centro, eso fue algo por lo que pagaron más de $40.000por todo el producto que nos compraron”, dijo Kevin a The Washington Post.

“Lo que escucho una y otra vez es: “esto es un buen marketing”, “tienes que regalarlo” o “lo estoy regalando solo por un poco”. Nunca, nunca devalúes tu producto. Es lo peor que alguien puede hacer para dañar tu marca. La gente amenazaba con que si no se los dábamos, no lo usarían. Pero he encontrado que si haces un gran producto y cobras un precio justo, habrá un mercado para el”.

Te podría interesar también