#YoTePregunto | José Bodas: El gobierno entrega la Faja del Orinoco a la maquila

Ligia Perdomo @LigiaPerdomo

#YoTePregunto | José Bodas: El gobierno entrega la Faja del Orinoco a la maquila

Con 30 años de servicios en la industria petrolera -todos en la refinería de Puerto La Cruz (oriente)- y 18 como dirigente sindical, José Bodas es una de las voces que se alza en demanda de mejores condiciones laborales. No solo de reivindicaciones salariales, sino de inversiones que permitan incrementar la alicaída producción y reducir los riesgos inherentes a la actividad, que se han potenciado con la prolongada falta de inversión.

El magnate estadounidense John D. Rockefeller decía que el mejor negocio del mundo es una empresa petrolera bien administrada y el segundo mejor negocio del mundo una empresa petrolera mal administrada. Pero en el caso de Petróleos de Venezuela -otrora la cuarta compañía petrolera del mundo- la corrupción y el financiamiento a programas sociales del chavismo acabó con la reputación y rentabilidad de la principal empresa del país, la que generaba 96% de los ingresos en divisas al Estado y que hoy se encuentra en default con sus tenedores de deuda externa.

Mientras especialistas del área debaten la viabilidad de Pdvsa, Bodas, secretario general de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), es un firme creyente de que la corporación es rescatable. Pese al descalabro al que las autoridades llevaron a la empresa, Bodas señala que quienes aún permanecen en ella dan la lucha a diario para devolverle la normalidad a las operaciones.

El negocio petrolero fue intervenido por el estamento militar. Desde hace un año, el mayor general Manuel Quevedo está al frente de Pdvsa y hace más de dos años se creó Camimpeg, la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas, que subcontrata a terceros para actividades de servicios petroleros y explotación minera en general. Pero ni Camimpeg ni Quevedo han podido levantar la producción que, por el contrario, continúa en picada y hace temer que Venezuela, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pueda perder en breve su condición de exportador.

–Desde hace un año, el presidente Nicolás Maduro ha ordenado aumentar la producción petrolera. Pero entre noviembre de 2017 y noviembre de 2018 ha caído más de 660.000 barriles diarios, según la OPEP. ¿Cómo opera la Faja Petrolífera del Orinoco?
–De la producción total (alrededor de 1,1 millones de barriles al día) la Faja tiene 900.000. Hay producción, pero los mejoradores trabajan de manera deficiente por falta de inversión y mantenimiento. Por esto no dan el producto para lo cual fueron diseñados: el crudo zuata sweet.

–¿Hay inversión en los campos convencionales?
–En los campos marginales hay empresas sin experiencia que iban a producir un millón de barriles, pero no se ha visto nada. Se habló mucho de Caminpeg, sin embargo, no se ha producido un barril adicional.

–¿Qué campos opera Caminpeg?
–Parte de Petroindependencia (Pdvsa en sociedad con Chevron) y quieren una empresa matriz con pozos certificados, pero hasta ahora no lo han logrado. Caminpeg funciona como una empresa de servicio y subcontrata a otras.

–Los problemas en la elaboración de combustible parecen agravarse. Pdvsa aumenta los volúmenes importados. ¿En qué situación se encuentra la refinería de Puerto La Cruz?
–Tiene capacidad para 180.000 barriles diarios. En los últimos tres años arrancaba una planta, se paraba otra y así, pero desde hace seis meses no produce nada, no refina ni un barril. La gasolina se importa.
Hay plantas en reparación, problemas con las calderas que generan vapor y sin vapor no pueden andar las refinerías. Hay problemas con turbinas, generación eléctrica, problemas de repuestos. Los trabajadores han presentado soluciones, pero los persiguen cuando salen a hacer las denuncias.

–¿Hay peligro de que ocurra otro accidente como la explosión en Amuay en 2012?
–Sería muy lamentable. Ya en condiciones normales puede darse un accidente inherente a la actividad petrolera, pero con la continua falta de inversión y de mantenimiento no se descarta.
Sin crear alarma, llamamos la atención del Inpsasel (Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral) para que inspeccione las gabarras, los taladros, las refinerías. Hacemos las denuncias y presentamos los informes a Inpsasel. Hacemos todo para evitar un accidente.

–¿Sabe cuánta gasolina se está importando y de cuáles mercados?
–Entre 120.000 y 180.000 barriles diarios en promedio. Se trae de Estados Unidos y Curazao. En la refinería de Puerto La Cruz no sale ni un barril y el Complejo Refinador de Paraguana trabaja a 15% de su capacidad. El déficit lo solventan con la importación de la gasolina que pagan a precios internacionales.

–El muelle de Jose fue afectado en agosto por la colisión de un tanquero griego. ¿Se reparó el daño?
–Si se resolvió. Pero hay problemas con gatos hidráulicos y mangueras para conectar el crudo que hace que disminuya el ritmo de trabajo. Hay problemas estructurales que ya se han hecho normales. La dotación de implementos de seguridad es deficiente en el mejor de los casos. Entran y salen buques y no les importa la eficiencia del trabajo.

–¿Cómo los afectan las fallas eléctricas?
–La refinería tiene una instalación para producir electricidad, pero muchas veces influye el problema del vapor, y entonces hay que conectarse al Sistema Eléctrico Nacional en casos de emergencia. Ocurre mucho en la refinería de El Palito.

–¿Están llegando a Venezuela los buques sin problema o las sanciones de EEUU los mantienen fuera de las aguas territoriales?
–El petróleo es un producto que todo el mundo compra. A Irán le compran, es como el oro y el diamante, a nadie le importa que estén manchados de sangre.

–¿Venezuela sigue despachándole crudo a Cuba?
–Cada vez es menos. De 100.000 barriles diarios ahora envía 52.000. Cuba se cobró la deuda con Venezuela con medicinas y personal cubano. Además, Venezuela liquidó su parte (40%) en la refinería Cienfuegos y ahora Cuba conversa con Petrobras.

 –¿Cuántos trabajadores han abandonado Pdvsa? ¿Cuántos quedan?
–La diáspora ha afectado a los permanentes. Hay unos 97.000 trabajadores entre propios y de los proyectos de contratistas. Los proyectos como los de conversión profunda en la refinería de Puerto La Cruz fueron liquidados. Entre las 16 plantas se avanzó 70%.

–¿Es personal capacitado el de Pdvsa?
–Hay mano de obra calificada, técnicamente calificada. Si están Chevron, Halliburton y las empresas rusas es porque el personal está calificado.

–Ustedes han estado protestando por los bajos sueldos.
–Los salarios son de hambre. A los trabajadores en la refinería Isla de Pdvsa (Curazao) les pagan entre 2.800 y 6.000 dólares. En Venezuela no se gana un dólar diario. Hay condiciones de semiesclavitud. No pagan las escalas salariales, no hay pago de horas extra, el tiempo de viaje ni bonos nocturnos. Han destruido la convención colectiva. Un trabajador en Haití gana 5 dólares.

–Wills Rangel, presidente de la Futpv firmó un acta convenio con el gobierno. ¿Qué se acordó?
–Rangel es parte de la dirigencia sindical funcional al gobierno. Con el aumento de 5.900% del aumento salarial en agosto, Rangel firmó con el gobierno un acta convenio con nuevas tablas salariales. Nadie puede ganar más de dos salarios y medio.

–¿Cuáles son las demandas laborales de los trabajadores petroleros?
–Con la reconversión monetaria y aumento de 5.900%, los trabajadores no pueden ganar más de dos salarios y medio y se eliminaron beneficios que quedaron integrados al sueldo. Con el alza de 150% de diciembre de BsS 1.800 a BsS 4.500, no ha garantía de ese alza para todos. Pdvsa dice que se dará el salario mínimo y luego harán los ajustes. Pero nadie puede ganar más de 2,5 salarios mínimos, que es el techo para quienes no tienen salario mínimo. La diferencia que aplican es salario y medio.

–¿Qué exigen?
–El salario promedio en América Latina está entre 400 y 600 dólares. A nosotros se nos reducen las condiciones a semiesclavos y se criminaliza la protesta. No hay derecho a huelga porque es contrarrevolucionario.
No es un plan aislado la entrega de la Faja del Orinoco, el Arco Minero y las Zonas Económicas Especiales para la maquila, para que las empresas extranjeras se aprovechen de nuestra materia prima.

–¿Estarían dispuestos a ir a una huelga si el gobierno no atiende sus reclamos? ¿Hay consenso?
–Las enfermeras tienen meses protestando, los trabajadores en general están protestando. Hay movilizaciones gestándose por la base más allá de las diferencias políticas o de otra naturaleza. Nos estamos encontrando por la defensa del salario.
El sindicato como herramienta de lucha de la clase trabajadora está intervenido. A pesar de detenciones, de la persecución, nadie va a ir a huelga. Somos responsables. Los trabajadores están resteados, tienen capacidad científica y técnica para desempeñar sus funciones a pesar de que no hay implementos de seguridad ni herramientas. ¿Qué empresa en el mundo puede producir así?
Rafael Ramírez, Hugo Chávez y Nicolás Maduro son los grandes responsables de la destrucción del país y de las conquistas laborales.

–La corrupción se devoró a Pdvsa. ¿Queda algo de ella? ¿Es rescatable?
–Siempre es rescatable, los corruptos no somos los trabajadores, son los delincuentes, los ladrones que se robaron más de 25.000 millones de dólares.
La clase trabajadora respeta a los que se fueron del país, pero los que nos quedamos exigimos que nos den herramientas para aumentar la producción. Nos quedamos para luchar y rescatar. No puede haber miedo, sino valentía para una u otra decisión.

 

Te podría interesar también