Supremo de EEUU discute demanda contra aplicaciones de Apple

// EFE

Supremo de EEUU discute demanda contra aplicaciones de Apple



El Tribunal Supremo de Estados Unidos estudió este lunes la petición del gigante informático Apple de desestimar una demanda interpuesta por supuesto uso monopólico en la venta de las aplicaciones para su teléfono inteligente iPhone y elevar así los precios a sus usuarios.

Los magistrados escucharon los argumentos de la compañía y de los demandantes, que acusan a Apple de violar las leyes federales contra monopolio al exigir que sus aplicaciones para teléfonos solo puedan ser vendidas a través de su propia tienda, App Store, con el consiguiente aumento del precio.

El gigante informático se lleva una comisión de 30% en estas compras y traspasa este costo a sus usuarios.

El abogado que representa a los demandantes, David Frederick, ha argumentado que no hay «intermediarios en esta transacción particular», mientras que la firma asegura que son los desarrolladores de aplicaciones quienes imponen los precios de estas y no Apple.

La empresa dirigida por Tim Cook indicó en un comunicado que en 2017 pagó 26.500 millones de dólares a los desarrolladores de aplicaciones.

El Tribunal Supremo deberá decidir si los clientes tienen derecho a demandar directamente ante los tribunales a la empresa con sede en Cupertino (California) por monopolio y abuso de poder de mercado.

El caso data de 2011, cuando se presentó una demanda colectiva contra Apple.

Un juez de Oakland desestimó en primer lugar la demanda al considerar que los consumidores no son compradores directos, ya que la transacción se hacía a través de los desarrolladores de aplicaciones.

Sin embargo, en 2017, un tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de California dio la razón a los demandantes puesto que estimó que la empresa era la vendedora directa de las aplicaciones.

Como consecuencia, el Tribunal Supremo debe revisar si es aplicable su fallo de 1977 en el que determinó que los daños por conductas monopólicas se aplican solo a aquellos que afrontan sobreprecio y no a las víctimas que asumen este exceso a través de otros.

Te podría interesar también