S&P reclasifica la deuda argentina y la coloca en «default selectivo»

// Banca y Negocios @bancaynegocios

S&P reclasifica la deuda argentina y la coloca en «default selectivo»



La calificadora de riesgo Standard & Poor´s (S&P) bajó la calificación de la deuda de Argentina a «default selectivo» (SD), informó la compañía a través de un comunicado, un día después de que el Ejecutivo anunciara medidas para alargar los plazos de pago de la deuda del país.

«Tras la incapacidad de continuar colocando títulos de corto plazo con el sector privado, el Gobierno argentino extendió unilateralmente el vencimiento de todos los documentos a corto plazo. Eso es default según nuestros criterios», señaló el comunicado.

La calificación del país austral pasa a «SD» después de «un largo periodo en B-» (calificaciones que corresponden a indicadores de S&P).

El comunicado achaca la decisión a que la «administración de Macri busca aprobación del Congreso para diseñar una posible extensión de vencimiento de todas las deudas a largo plazo en el resto de su mandato actual».

«Las mayores vulnerabilidades del perfil crediticio de Argentina provienen del entorno financiero, que se deteriora rápidamente, la falta de confianza en los mercados financieros sobre las iniciativas políticas bajo la próxima administración (las elecciones no son hasta octubre) y la incapacidad del Tesoro de tramitar deuda a corto plazo con el sector privado», añade el comunicado.

El Gobierno del país suramericano anunció cuatro medidas que buscan extender los plazos de vencimiento de la deuda de corto, mediano y largo plazo para disponer de reservas suficientes para garantizar la estabilidad cambiaria.

Estas medidas incluyen una propuesta al Fondo Monetario Internacional (FMI) para iniciar un diálogo y «reperfilar» los vencimientos de deuda con el organismo internacional.

Se trata de la deuda contraída a partir del acuerdo firmado el año pasado con el Fondo para un auxilio financiero por un total de 56.300 millones de dólares, de los cuales ya se han desembolsado 44.500 millones.

Después de los resultados de las elecciones primarias del 11 de agosto, en las que el opositor Alberto Fernández superó ampliamente al oficialismo que lidera Macri, se ha agudizado la crisis financiera que arrastra desde mediados del año pasado el país, con un peso que se ha devaluado fuertemente y una Bolsa que en las últimas fechas ha registrado caídas importantes.

La decisión de S&P ha hecho que los inversores aceleren su huida del mercado argentino, del cual ya estaban saliendo a marchas forzadas. El bono del país con vencimiento en 2024 pierde un 57% de su precio desde las elecciones primarias del 11 de agosto y ha pasado de ofrecer una rentabilidad del 15,5% en aquel momento a superar el 71% el viernes.

La divisa, por su parte, ha perdido casi un 22% frente al dólar estadounidense en el mismo periodo, de 15 sesiones de mercado, a pesar de los esfuerzos del banco central del país por mantener la estabilidad. El gobierno también estaría haciendo uso de sus reservas de divisas extranjeras para frenar el desplome del peso. Desde Bloomberg señalan cómo, sólo durante el último mes, el país ha quemado 10.000 millones de dólares de estas reservas, dejándolas en 60.000 millones en este momento.

La bolsa argentina, por su lado, acumula caídas de casi el 46% en divisa local desde las elecciones. El jueves se desplomó un 5,79%, la tercera peor jornada del año. Las tres peores sesiones para el parqué argentino se han producido todas desde las elecciones primarias.

Te podría interesar también