El estado Zulia se ve afectado por diversos factores que dificultan a los empresarios de la región mantener las puertas de sus negocios abiertas. Esta situación ha generado que se tema una paralización forzosa, debido a que las actuales condiciones los obligan a operar solo a 30% de la capacidad instalada.

De acuerdo con el informe mensual de Fedecámaras Zulia, la continua degradación del servicio eléctrico ha inhabilitado sustancialmente al sector industrial, el cual al cierre de mes manifestó una pérdida de 70% de su productividad.

“Las empresas con capacidad de autogeneración ocupan parte de su personal para la atención de estos sistemas, lo que genera incrementos en los costos, no solo por el mantenimiento, sino que los gastos operativos se complican al no disponer de combustibles y lubricantes para su operación y mantenimiento preventivo. Por su parte, los que no tienen plantas están a merced de los cortes eléctricos, aumentado la improductividad, pues no existe un plan de racionamiento que les permita crear un sistema planificado de producción”, indica el documento.

Muchas empresas y comercios han tenido innumerables pérdidas en equipamento de producción, como consecuencia de las fallas en el sistema eléctrico nacional. El problema eléctrico y la crisis inflacionaria que azotan a Venezuela van de la mano, porque todos los equipos que se dañan y no se pueden recuperar tienen un impacto en los costos y eso se traslada al comprador final.

-Sector comercio- 

Comerciantes zulianos afirmaron que el problema en el suministro eléctrico afecta directamente al sector productivo comercial de Maracaibo, ocasionando que solamente se pueda proveer de 30% de los bienes y servicios que habitualmente eran provistos en la región. Esto en consecuencia a los condiciones del suministro eléctrico, el problema de transporte, las deficiencias de los sistemas tecnológicos y la disponibilidad de efectivo.

Fuentes del sector mostraron que en la región solo se dispone de 50% del suministro eléctrico necesario para abastecer la ciudad y aseguraron que esto “obliga a los empresarios a batallar para mantenerse operativos ante las deficiencias de los puntos de venta y la escasez de efectivo que genera retraso en los pagos e impide que los clientes puedan cancelar lo que quieren consumir”.

-Sector automotriz- 

Según expresaron representantes del sector automotriz, los cementerios de vehículos en la región han crecido y la paralización vehicular se encuentra en 35%, como consecuencia de la falta de repuestos, el poco poder adquisitivo y la disminución de la capacidad de inversión para disponer de repuestos y lubricantes en el mercado.

Esto ha causado serias dificultades en el sector transporte, obligando a tener que “parar” las unidades vehiculares, lo que ha desencadenado la aparición de sistemas de transporte improvisados, sin ningún tipo de seguridad para los usuarios.

Adicionalmente, manifestaron que, “al implementar el sistema del carnet de la patria, no se contrarrestará esta problemática, al contrario, lo incrementará y será la aceleración de la contracción del mercado automotriz”.

-Sector hotelero- 

El informe de Fedecámaras asegura que, en los últimos días del mes de julio, la ocupación hotelera bajó a 30%. La mayoría de los hoteles presentan dificultades para operar, porque a los pocos que tienen plantas eléctricas, se les complica conseguir combustible.

Además, la situación con la telecomunicación es muy compleja. “Muchos hoteles del estado no cuentan con línea telefónica de Cantv, por ende, no tienen servicio ABA y se han visto obligados a contratar servicios de Movistar y Digitel para ofrecer acceso a internet y llamadas, no obstante, estas empresas también han disminuido su productividad y eficiencia, como consecuencia del deterioro progresivo del servicio eléctrico, lo que afecta la disponibilidad continua y eficiente de sus servicios”, expone el documento de Fedecámaras.

-Sector agropecuario- 

Voceros del sector agropecuario denunciaron el robo de 120 vacas recién paridas de la hacienda Aponcito, ubicada en la Sierra de Perijá del estado Zulia. Asimismo, indicaron que son más de 600 las reses que se han llevado de esta finca en lo que va de año, y que son llevadas a territorio colombiano.

La problemática del servicio eléctrico y la inseguridad hacen que los productores vean con preocupación el panorama de los días por venir. Según indica el informe, “la mano de obra calificada ha disminuido, no existe en el mercado insumos como fertilizantes y mata maleza, hay escasez de medicamentos como la vacuna de aftosa, la cual solo ha sido aplicada a un 30% del rebaño de la región, todo esto ha mermado la capacidad productiva de las empresas del sector”.

 

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización