Venezuela enfrenta la posibilidad de vivir una hambruna si no puede revertir el colapso de la producción, y dolarizar no hará nada para ayudar, según el profesor venezolano Ricardo Hausmann, economista de Harvard que se desempeñó como ministro de planificación de la nación en la década de 1990.

Hausmann denunció las propuestas de “pensamiento mágico” para adoptar el dólar, formuladas por el candidato presidencial de la oposición, Henri Falcón. Esto requeriría reservas de divisas que el país no tiene, dijo.

“El problema de Venezuela es el espectacular colapso de la producción”, dijo Hausmann el viernes en una entrevista en Cartagena, Colombia con la agencia de noticias Bloomberg. “Si no recuperas la producción rápidamente, Venezuela morirá porque no existen las calorías, las proteínas y los medicamentos para que 30 millones de personas sobrevivan en el país”.

El desastre económico de Venezuela está impulsando a más de cien mil personas al mes a abandonar el país, a menudo cruzando a pie a Colombia y luego tratando de llegar a Chile, Panamá y otros lugares. Es probable que este éxodo se acelere a medida que el establecimiento de las comunidades venezolanas en toda la región facilite la llegada de los recién llegados, dijo Hausmann.

“Quiero saber cómo es que la semana o el mes después de la dolarización pagarán los salarios, las pensiones, etc.”, dijo Hausmann.

El candidato Henri Falcón, propuso la adopción del dólar, con su asesor económico Francisco Rodríguez argumentando que esto “está totalmente garantizado para detener la hiperinflación en seco, precisamente porque el gobierno no puede imprimir dólares”.

Rodríguez dijo en una entrevista telefónica que la hiperinflación había contribuido al colapso de los ingresos del gobierno, por un desfase temporal entre la generación de ingresos fiscales y su recaudación con menos valor real.

“Creo que Ricardo no tiene en cuenta que una gran parte del problema fiscal en Venezuela es el resultado de la hiperinflación”, dijo, y agregó que el país no necesitaría miles de millones en reservas para respaldar su propia moneda si utilizara el dólar.

Hausmann dijo que es poco probable que Venezuela pueda reestructurar sus bonos sin un cambio de régimen, y que el país no atraerá inversiones a menos que pueda desconectar los proyectos petroleros de la petrolera estatal “en quiebra”. “La gente podría invertir en Venezuela, pero no con ese socio”, dijo.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización