La reunión del gobierno de Venezuela con los tenedores de bonos culminó sin acuerdos, según dijo la agencia de noticias Reuters.  Los líderes del gobierno  no ofrecieron planes específicos para la reestructuración o refinanciamiento de la deuda externa del país.

El evento, que se realizó en el Palacio Blanco ubicado frente a la sede presidencial en Caracas, terminó sin una definición del proceso convocado por el gobierno de Nicolás Maduro.

Se crearán mesas técnicas para evaluar alternativas, las autoridades confirmaron que seguirán pagando y culparon a las sanciones de los retrasos recientes en los pagos, de acuerdo con las personas que asistieron a la reunión, que no estaba abierta a los periodistas. Ninguno de los asistentes pudo hacer preguntas públicamente, reseñó Bloomberg.

Agregaron que las autoridades dijeron que “hay $1.200 millones en valor nominal de bonos de Pdvsa congelados por Euroclear y que Deutsche Bank habría cerrado las cuentas del gobierno y Citi habría cerrado la corresponsalía en Estados Unidos y China.”

La agencia Bloomberg reportó que el único vocero de la reunión fue el vicepresidente Tareck El Aissami, quien preside la comisión para reestructuración designada por el presidente Nicolás Maduro y cuya reunión, según información suministrada a bancaynegocios.com, duró menos 20 minutos. El ministro de Finanzas, Simón Zerpa, el ministro de Petróleo Eulogio del Pino, el presidente de PDVSA, Nelson Martínez, y el vicepresidente de planificación, Ricardo Menendez, estuvieron presentes

Los ojos se dirigen ahora a los pagos de cupones de la deuda soberana y PDVSA, cuyos períodos de gracia culminan este lunes, para los soberanos 2019 y 2024 y de los bonos de PDVSA 2027 y 2037, no habiendo indicios hasta este momento de que estos pagos se han realizado.

La escasez de efectivo de la nación está empeorando, con las reservas del banco central en un mínimo de 15 años y la producción de petróleo descendiendo a menos de 2 millones de barriles por día, el más bajo desde 1989.

Comentarios