Las reservas de petróleo de Estados Unidos bajaron la semana pasada en 12,6 millones de barriles, la caída semanal más pronunciada de este año, hasta los 405,2 millones, informó hoy el Departamento de Energía.

La cifra sorprendió a los analistas del sector, que habían pronosticado una bajada más moderada de 4,8 millones de barriles.

En el nivel actual, las reservas de crudo se mantienen dentro del rango medio histórico para esta época del año, indicó el Gobierno.

Tras conocerse los datos, el precio del barril de petróleo (WTI) para entrega en agosto bajó en 88 centavos, hasta los 73,21 dólares.

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron la semana pasada un promedio de 7,4 millones de barriles, con una bajada de aproximadamente de 1,6 millones respecto a la semana precedente.

Por su parte, las reservas de gasolina para automoción bajaron en 700.000 barriles, situándose en los 239 millones.

Y las reservas de combustibles destilados, como el diésel y el gasóleo de calefacción, aumentaron en 4,1 barriles hasta los 121,7 millones.

Las refinerías operaron a un 96,7% de su capacidad instalada, ligeramente por debajo del 97,1 % registrado en la semana anterior.

El total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, incluida la Reserva Estratégica de 660 millones de barriles, se situó en 1.859,7 millones de barriles, por debajo de los 1.866,9 millones de barriles de la semana anterior.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización