Debemos aprender a superar las barreras que nosotros mismos nos imponemos.

 pensativo

Ana Teresa Trujillo Arroyo /Banca y Negocios

Muchas veces nos sentimos atascados pero no tenemos la menor idea de porqué pudiera estar sucediendo esto. La razón es que generalmente el problema radica en nosotros mismos y en nuestras creencias.

Existen pensamientos llamados “creencias limitantes”, que no son más sino mitos que prevalecen en nuestro sistema de pensamiento y que impiden que avancemos. La idea es identificarlos, flexibilizar nuestro esquema mental y sobreponerse a ellos.

Algunas creencias limitantes son:

– “No sé cómo hacerlo y voy a fallar si lo intento”.

-“Seguro no me van a aceptar, no tengo la capacitación suficiente”.

– “Esa es tarea para para gente del otro sexo”.

– “Mejor me quedo donde estoy, me puedo equivocar y no quiero retroceder”.

– “Si me equivoco ¿Cómo hago para levantarme después?

– “No tengo tiempo ni dinero ahorita. Quizá para después”

No es fácil, pero si se tiene la determinación es posible.  Se trata de reevaluar nuestros valores, creencias y aprendizajes con frecuencia para  ver cómo influyen en nuestro crecimiento.

Intenta esto: Haz una lista de lo que sientes que te gustaría hacer y en paralelo otra con las razones por las cuales no lo haces. Ahora analiza ese segundo listado y elimina todo lo negativo, búscale la vuelta a lo que sientas que se  interponga.

Ahora, en un arranque de confianza, asume que realizarás lo que te has propuesto. Traza tu nuevo objetivo: No hay límites, quien quiere lograr las cosas simplemente busca la forma de realizarlas y atraviesa los obstáculos en el camino, pues su determinación es la única herramienta que necesita, lo demás ya forma parte de su ser.

Comentarios