¿Qué pasó con los bonos venezolanos y qué pagos enfrentan?

// Econ. Jonathan Michael, Ana Morreo


Los bonos venezolanos tanto los de la República y PDVSA tuvieron un comportamiento estelar durante el mes pasado, superando la mayoría de los activos financieros internacionales.

El mes de enero, históricamente ha sido un mes tranquilo para estos bonos, pero esta vez ha sido diferente.

Los factores que han podido incidir son:

La mayoría de los fondos mutuales, bonos de alto rendimiento y hedge funds (fondos de cobertura) reportaron rentabilidades muy bajas el año pasado, lo cual pudo incidir que los gerentes de los fondos echen una mirada a los bonos venezolanos, para incluir en sus portafolios.

El repunte de los precios del petróleo como consecuencia del acuerdo entre los países miembros de la OPEP y no OPEP de recortar sus niveles de producción, y los pronósticos de demanda de commodities, por supuesto el petróleo entre ellos, por parte de China e India. China es un gran productor e importador de petróleo por su tamaño, pero según algunas noticias su capacidad de producción ha venido mermando por obsolescencia.

El potencial crecimiento de Estados Unidos, por el plan de expansión fiscal de Trump, aunque incluye también dentro de la política energética la independencia de Estados Unidos de petróleo extranjero, de allí la reaprobación del oleoducto desde Canadá. Los resultados de ambas políticas dependerán de la velocidad en que puedan ejecutarse.

Como señala el gráfico de rentabilidades de los Bonos Venezolanos.

Este grafico es en función del precio del primer día de enero al último día. Enseña que el Bono de Electricidad de Caracas que vence en el 2018 es el que más subió en enero casi un 24%, seguido del VENZ2018, VENZ2020 y el VENZ2019 (bonos a corto plazo).

Los únicos que tuvieron pérdidas, aunque pequeñas fueron los PDVSA2037, PDVSA2027 y PDVSA2026 (bonos de largo plazo).

La volatilidad hace sufrir a los inversionistas en los bonos de Venezuela, aunado que más son las noticias negativas que las positivas en el territorio nacional. Esta incertidumbre va en aumento a medida que se acercan fechas importantes de grandes desembolsos tanto como para Pdvsa como para la Republica.

Para el próximo abril entre Pdvsa y la Republica el desembolso total a realizar es de $2.904MM, por lo que es de esperar volatilidades en los precios según la certidumbre o incertidumbre de los inversionistas acerca de este pago.

Aunque abril es el mes más cargado de compromisos de deuda externa debido principalmente al vencimiento del bono PDVSA2017-5,25% por un total de $2.058MM, octubre y noviembre también se perfilan como meses importantes, ya que se tienen agendado para estos meses la primera amortización del nuevo bono PDVSA2020-8,5% por $841,8MM y el último pago de capital del PDVSA2017-8,5% por un total de $1.121MM.

Como muestra, se señala la relación entre los pagos de deuda (cupones y capital) y el porcentaje de producción petrolera necesario para cubrirlos. Para el caso de abril, se necesitaría solo el 8,3% de la producción diaria suponiendo que el precio de la cesta de petróleo venezolana ronde los $46 por barril.

En resumen, enero ha sido un buen mes para los tenedores de bonos, pero deben estar preparados para volatilidades.

Te podría interesar también