Philip Morris pide considerar alternativas al cigarrillo

Efe

Philip Morris pide considerar alternativas al cigarrillo

Philip Morris, la tabacalera más grande del mundo, pidió este lunes a la sociedad y las instituciones públicas que tomen en consideración las alternativas a los cigarrillos tradicionales como un instrumento para alcanzar los objetivos globales de salud.

En el foro Concordia, celebrado en Nueva York en el marco de la Asamblea General de la ONU, el consejero delegado de la compañía estadounidense, André Calantzopoulos, propuso un “futuro donde los cigarrillos son eliminados” y reemplazados por productos electrónicos “sin humo”.

“No estoy diciendo que sea seguro, o la solución perfecta, pero la ciencia respalda que estas alternativas son mejores para los fumadores”, matizó el ejecutivo, quien reconoció que “la mejor elección es no comenzar nunca, para nada, a utilizar tabaco o productos con nicotina”.

No obstante, Calantzopoulos se remitió a las mil millones de personas que fuman en la actualidad, según estimaciones propias, y se declaró “comprometido” a ofrecer a ese público “productos menos dañinos” y a hacer que sus decisiones estén “mejor informadas”.

El ejecutivo de la compañía que comercializa Marlboro, entre otras marcas, destacó que los productos que permiten “vapear” no implican realizar una “combustión” y “contienen una fracción de los químicos” respecto a los cigarrillos tradicionales.

Aseguró que son una alternativa “viable y eficiente” para los fumadores, fruto de años de desarrollo y evaluación científica, y por ello pidió “escuchar” a esas personas e implementar marcos regulatorios “adecuados” para su uso.

En ese sentido, sostuvo que la consecución de los objetivos de Naciones Unidas genera “verdaderas asociaciones” entre líderes y sectores que desembocan en un progreso, pero de cara al sector tabaquero, la sociedad está “polarizada y paralizada”.

Calantzopoulos pidió un “diálogo abierto entre todos los sectores que incluya todos los puntos de vista, también los discrepantes”, y que consideren esas alternativas como una manera de “alcanzar los objetivos globales de salud”. “Nosotros solos no podemos”, añadió.

En su trayectoria de más de tres décadas en Philip Morris, donde fue designado consejero delegado en 2013, aseguró que “ahora hemos llegado al momento” buscado a través de la investigación científica desde hace 14 años, y que es reemplazar un producto por otro.

“Ahora tenemos el producto, la evaluación científica, el poder comercial (…) por eso ahora imaginamos un futuro donde los cigarrillos son eliminados”, explicó, si bien en un “mundo ideal, todos dejarían de golpe la nicotina y el tabaco”.

“A pesar de todo ese poder, necesitamos que el sector público, las organizaciones sin fines de lucro, que todos maximicen las oportunidades para que los fumadores tengan una mejor alternativa si deciden no dejarlo”, concluyó.

Te podría interesar también