Pdvsa y sus socios de la Faja del Orinoco detuvieron dos mejoradores de crudo extrapesado y esperan parar otras dos instalaciones este mes, según dijeron a la agencia Reuters seis fuentes cercanas a los proyectos.

La petrolera estatal venezolana enfrenta problemas para despachar tanqueros de exportación y esta semana ha mantenido a más de 70 buques esperando para cargar alrededor de 23 millones de barriles de petróleo.

Si la empresa venezolana y sus socias no pueden despachar los barriles de exportación a tiempo, el cuello de botella podría terminar forzándolos a desacelerar o detener temporalmente la producción de crudo en algunos campos petroleros.

Para evitar ese escenario, Pdvsa ha estado aprovechando paradas menores en sus mejoradores de crudo, que pueden convertir hasta 620.000 barriles por día (bpd) de petróleo extrapesado en crudo con calidad exportable, para hacer trabajos de mantenimiento prolongado, dijo una fuente.

El presidente de la estatal petrolera, Manuel Quevedo, dijo la semana pasada que uno de los mejoradores, Petro San Félix, operado por Pdvsa, suspendería labores para realizar reparaciones en julio, pero el plan se movió a junio.

También se espera que Petromonagas, empresa conjunta entre Pdvsa y la rusa Rosneft, inicie un proyecto de mantenimiento mayor a fines de este mes, después de un retraso de dos meses, según las fuentes.

El mejorador más grande del país, Petrocedeño, operado por Pdvsa, Total y Equinor, también está fuera de servicio por reparaciones y falta de materia prima. Y Petropiar, emprendimiento de Pdvsa y Chevron Corp, también dejó de trabajar este mes debido a la falta de repuestos.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización