Partidos uruguayos eligieron candidatos para las presidenciales de octubre

// AFP

Partidos uruguayos eligieron candidatos para las presidenciales de octubre


Un senador de centroderecha, un ex alcalde izquierdista y un economista liberal disputarán en octubre la Presidencia de Uruguay por los partidos políticos mayoritarios tras las internas partidarias celebradas este domingo.

El senador del opositor Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, de 45 años, el ex intendente (alcalde) de Montevideo Daniel Martínez de 62 del oficialista Frente Amplio, y el economista Ernesto Talvi de 61 años del Partido Colorado, ganaron las primarias de sus partidos según los sondeos a boca de urna.

Según Equipos Consultores, Lacalle Pou lidera la interna de su partido con 55% de las preferencias frente a 20% del multimillonario empresario Juan Sartori y 20% del también senador Jorge Larrañaga.

En el oficialista Frente Amplio, Martínez aparece cómodamente en el primer lugar con 40% frente a 25% del dirigente sindical comunista y ex diputado Oscar Andrade, y 23% la ex ministra de Industria Carolina Cosse, apoyada por el ex mandatario José Mujica (2010-2015).

En el Partido Colorado, el economista Ernesto Talvi, un debutante en la arena política electoral, se ubicó por delante del dos veces presidente Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000). Talvi ganaba con 59% contra 33% del ex mandatario.

El Partido Nacional con 47% de los sufragios fue la fuerza política con mayor votación, seguido por el oficialista Frente Amplio con 27% y el Partido Colorado con 20%.

Un 40% del padrón de 2,7 millones de electores sufragó en estos comicios no obligatorios de los que surgen los candidatos únicos de las colectividades políticas uruguayas, una cifra ligeramente por encima del 37% de las últimas internas.

– Oficialismo vs oposición –

«El Uruguay empezó a decidir un cambio de gobierno, porque fracasó, porque se agotó» el Frente Amplio, dijo Lacalle Pou en su discurso de proclamación.

«El próximo gobierno es un gobierno multicolor», dijo en referencia a las previsiones de todos los analistas que coinciden en que no habrá mayorías parlamentarias de partido único en el próximo período de gobierno. Lacalle Pou señaló que habló con todos sus rivales para las presidenciales en partidos opositores en busca de «construir ese puente».

Al terminar, anunció que Beatriz Argimón, quien preside el directorio de su partido, será la candidata a vicepresidente.

El vencedor de la interna oficialista, Daniel Martínez, destacó de su lado la «capacidad de mostrar unidad» del Frente Amplio, cuyos candidatos se vieron juntos en piezas publicitarias y actos proselitistas. Llamó a los militantes de su partido a construir un «país del progresismo» y dijo que «no existe desarrollo económico si no existe desarrollo humano y justicia social», una de las banderas históricas del partido fundado en 1971.

De su lado, el economista Talvi denunció «un país en decadencia» bajo el gobierno del Frente Amplio, con «más bienes materiales» pero carencias en vivienda, seguridad y educación y una sociedad «más crispada, más agresiva, más violenta» y prometió que, de ganar, encabezará un gobierno «vanguardista y moderno».

Se trata de unas elecciones presidenciales particulares en este país de 3,4 millones de habitantes que vive en democracia desde 1985 tras 12 años de dictadura, con la ausencia notoria de líderes históricos entre los competidores en la carrera electoral. El propio Vázquez, que por ley no puede ser reelecto, o el exmandatario del mismo Frente Amplio José Mujica, no serán candidatos a volver al poder.

– El poder en juego –

El Frente Amplio se juega este año su continuidad en el gobierno, al que llegó por primera vez en 2005 de la mano de Vázquez.

El gobierno frenteamplista se ha visto golpeado por varios escándalos. El más sonado fue la renuncia en 2017 del vicepresidente de la República Raúl Sendic, quien se presentaba bajo un título universitario que no tenía y ahora es enjuiciado por peculado y abuso de funciones.

A pesar de más de 15 años de crecimiento ininterrumpido desde 2003, el gobierno de Vázquez debe lidiar ahora con un estancamiento de la economía que se verifica en cierres de empresas, despidos y un creciente déficit de las finanzas públicas que roza el 5% del PIB, la cifra más alta en décadas.

A su vez, Uruguay registró un alto crecimiento en el número de homicidios, llegando a 414 en 2018, un 45,8% más que el año anterior y un récord para este país sudamericano.

Los uruguayos elegirán presidente en octubre y si ningún candidato obtiene más de 50% de los votos en esa instancia, habrá una segunda vuelta el 24 de noviembre. Esas dos votaciones son obligatorias.

Te podría interesar también